Duelo de titanes en el Bernabéu

José Mourinho, entrenador del Inter, ha pronosticado "una gran final" entre su equipo que se prepara para pelear por la corona europea contra el Bayern en Madrid.

Al volver a un escenario tan lleno de historia, el entrenador del FC Bayern München, Louis van Gaal, reveló que es un "gran honor regresar" al Santiago Bernabéu.

La espectacular decoración es digna de la final de la UEFA Champions League en un estadio que ha acogido en tres ocasiones la finalísima de la Copa de Europa y que es la sede del conjunto con más títulos en la competición, el Real Madrid CF, que suma nueve trofeos. El FC Internazionale Milano y el Bayern esperan escribir otro capítulo para suceder como campeón de Europa al FC Barcelona en la primera final que se disputa un sábado.

El partido reunirá al entrenador del Inter José Mourinho con el hombre con el cuál comenzó aprender cuando era su asistente en el Camp Nou hace una década, Van Gaal. Después de que ambos conjuntos hayan logrado el doblete en sus respectivos campeonatos, quieren cerrar el año con la corona europea, y de paso unirse a Ottmar Hitzfeld y Ernst Happel, que son los dos únicos entrenadores que han conseguido el trofeo con dos conjuntos diferentes.

Los dos entrenadores rivales se cruzaron elogios el viernes y Mourinho recordó: "Sólo puedo decir cosas buenas de cuando estuvimos juntos. Parece que fue ayer algo que sucedió hace 12 años. Cuando llegamos a la final le dije: 'Un abrazo grande antes de la final, un abrazo grande después de la final'. El abrazo grande antes de la final está hecho. El abrazo grande después de la final sucederá".

El entrenador holandés se ha mostrado impresionado por los logros cosechados por su ex compañero, en particular cuando consiguió vencer al Chelsea FC y al Barça camino de la final de Madrid. "El Chelsea y el Barcelona están a otro nivel", dijo Van Gaal. "Pero un entrenador tiene que buscar la manera de ganar. Mourinho ha hecho eso y muy bueno tácticamente. Los jugadores también tienen que estar convencidos. Eso es el arte de un entrenador y José es muy bueno en eso. Mi filosofía siempre es atacar. Mourinho es más defensivo, pero tiene a jugadores que pueden decidir un partido", añadió.

Con un sol de justicia sobre el Bernabéu, Van Gaal se mostró muy relajado y dispuesto a bromear con los periodistas. Cuando se le preguntó si Mourinho era el mejor entrenador de su generación señaló sarcásticamente: "Es diez años más joven, así que si hablamos de esa generación, tienen razón ustedes".

No obstante, con el paso de la rueda de prensa la presión fue subiendo. "Tenemos que centrarnos y en eso está la dificultad. Mira cuantos medios hay a nuestro alrededor", comentó Van Gaal. En la misma línea se mostró Mourinho: "Me despertaré mañana y pensaré: 'Enloquezca, es un par de horas estaré en la final de la Champions League'. El corazón latirá mucho más rápido".

Aunque Mourinho está confiado, el Inter no se mostrará nervioso durante el sábado. "Lo que hace especial a un jugador es que puede jugar bajo presión. Somos un conjunto de estrellas que a su vez es un equipo para la estrellas", señaló el entrenador luso.

Ambos conjuntos no podrán contar con jugadores clave como Franck Ribéry y Thiago Motta ya que están sancionados. Hamit Altıntop debería ocupar el puesto del francés en la izquierda, mientras que Mourinho cambiará de posición al capitán Javier Zanetti, que jugará su partido número 700 con el Inter. El argentino estará en el centro del campo, con Cristian Chivu estando en la banda izquierda encargándose de Arjen Robben.

La primera victoria en la Copa de Europa para el Bayern fue contra el Club Atlético de Madrid en 1974 y la más reciente ante el Valencia CF hace nueve años. Ahora, los germanos esperan que la conexión española les otorgue suerte para unirse al exclusivo grupo de tres equipos que han logrado la competición en cinco ocasiones.

Para el Inter, la alegría es haber alcanzado su primera final en 38 años. Tras aguantar como su rival ciudadano, el AC Milan, lograba varios títulos, finalmente le ha llegado el turno. Aunque el placer de conseguir esto solamente se podría comparar cuando el gran Inter de Helenio Herrera levantó la Copa de Europa en 1964 y 1965. Ahora, el club italiano busca su tercer entorchado.

"Muchos de los aficionados del Inter no habían nacido aún cuando el Inter disputó su última final", dijo Mourinho. "Sería algo especial para nosotros el ganar. Especial para el club, el presidente y los aficionados. Felicito al Bayern por lo que ha hecho esta temporada y espero que sea una gran final entre los dos clubes que han sido los mejores en Europa esta campaña", sentenció.

Arriba