Lahm lamenta la mala suerte del Bayern

El capitán del equipo alemán cree que la falta de fortuna y las oportunidades falladas fueron las claves de la derrota ante el Basilea en el partido de ida de los octavos de final de la UEFA Champions League en Suiza.

El capitán del Bayern Philipp Lahm muestra su decepción tras la derrota ante el Basilea
El capitán del Bayern Philipp Lahm muestra su decepción tras la derrota ante el Basilea ©Getty Images

Cuando un retraso del equipaje hizo que los jugadores del FC Bayern München llegaran tarde a la conferencia de prensa previa al partido de ida de los octavos de final de la UEFA Champions League ante el FC Basel 1893 de este miércoles, muchos de los periodistas que habían viajado desde Alemania se preguntaron si eso era un mal presagio.

Sus temores se confirmaron cuando el Bayern, que sigue sin encontrar su mejor forma desde que se reanudó la temporada alemana en enero, se vio sorprendido por un gol cerca del final de Valentin Stocker que dejó al equipo a remolque en la eliminatoria antes del encuentro de vuelta del 13 de marzo. El conjunto de la Bundesliga había empezado el partido de forma prometedora, disponiendo de varias oportunidades claras de gol en los primeros minutos, pero como le suele ocurrir últimamente, no logró aprovechar esas ocasiones y acabó viéndose superado por un Basilea muy luchador que finalmente se llevó el triunfo.

"Tuvimos dos o tres ocasiones para ponernos por delante. Si hubiéramos conseguido marcar, las cosas hubieran sido mucho más fáciles", dijo Lahm. Franck Ribéry tuvo dos oportunidades claras, pero no logró batir a un gran Yann Sommer tras recibir dos magníficos pases primero de Arjen Robben y poco después de Lahm, que añadió: "Creo que nos está faltando esa pequeña dosis de suerte últimamente".

El portero Manuel Neuer se mostró de acuerdo con que un gol temprano hubiera dado al Bayern el plan del partido que quería, y explicó que cuanto más tarda el equipo en abrir el marcador, más le cuesta conseguir marcar. "Parece que solo ganamos cuando nos ponemos con ventaja en la primera parte. Si no lo hacemos, nos pasa como esta noche. No estamos teniendo suerte en este momento", comentó el guardameta.

Efectivamente, si tenemos en cuenta el impresionante inicio de campaña del club, el Bayern ha empeorado considerablemente desde el cambio de año, ganando solo dos de sus últimos partidos y cediendo el liderato de la Bundesliga al Borussia Dortmund. La cúpula de club esperaba que con el retorno de la principal competición europea de clubes volviera la buena racha del Bayern, pero de momento los resultados negativos continúan también en el continente.

Debido a que la final del 19 de mayo tendrá lugar en el Fußball Arena München, las expectativas puestas en el Bayern están pesando demasiado en los hombros de los jugadores, como quedó demostrado en St. Jakob Park. Robben fue la excepción más notable. El holandés, que volvía al once inicial después de tres partidos en el banquillo, persiguió hasta la defensa todos los balones perdidos por su equipo, pero era su habilidad en ataque lo que necesitaba el Bayern en Suiza para llevarse el triunfo, y de nuevo el holandés no estuvo acertado en ese último tercio del campo.

Mario Gomez, otro de los jugadores que apenas se dejó ver en el ataque del Bayern, explicó que los jugadores entendían la frustración de los aficionados pero advirtió que nadie se puede dejar llevar por las reacciones en caliente. "Estamos pasando por una fase complicada. Reconocemos que la situación está empezando a ser grave, pero necesitamos mantener la calma. Todavía queda el partido de vuelta en casa y allí tenemos que demostrar nuestros verdaderos colores", dijo el delantero de 26 años.

Arriba