Hummels culpa a la falta de concentración

El central del Dortmund "empezó a pensar en la prórroga" y pagó el precio cuando Robben anotó el gol de la victoria dle Bayern en la final de este sábado.

El capitán Roman Weidenfeller coincidió con Hummels y Subotić al describir como hundido el vestuario del Dortmund tras caer ante el Bayern de Múnich en la final de la UEFA Champions League tras un gol en el minuto 89.

Mats Hummels dejó la final de la UEFA Champions League de ese sábado con la sensación de haber estado muy cerca de hacer algo grande con el Borussia Dortmund. A pesar de que el FC Bayern München se adelantó con un gol de Mario Mandžukić en el minuto 60, el equipo de Jürgen Klopp aguantó con opciones hasta el final hasta sucumbir tras el gol de Arjen Robben en el suspiro final. A pesar de la decepción por la derrota, el capitán del BVB Roman Weidenfeller cree que su equipo puede mantener la cabeza muy alta.

Mats Hummels, defensa del Dortmund
Estamos muy decepcionados y obviamente tristes. Porque podíamos haber terminado esta campaña de Champions League con éxito, estábamos en plena forma para este partido pero perdimos la oportunidad de marcar el primer gol, un tanto que nos hubiera dado más confianza. Con el 1-1 empezamos a pensar en la prórroga hasta que llego el minuto 90. No sé porque le hemos dejado al Bayern lanzar tantos balones largos, y en uno de ellos ha llegado el segundo gol.

En un partido donde dos equipos juegan al mismo nivel las cosas se deciden con detalles. Un pase fallado da confianza al otro equipo, o cuando todo le funciona en una situación a gente como Robben o Ribéry el partido se decide. No parecía que el Bayern fuera a marcar el segundo tanto, pero también tuvieron algo de suerte. Pero no fue un gol inmerecido.

Por supuesto, el Borussia Dortmund no tiene que ganar la Champions League (para hacer exitosa la temporada). Demostramos lo bien que podemos jugar, queremos seguir demostrándolo en los próximos años y espero que lo logremos y volvamos a llegar a la final.

Roman Weidenfeller, portero del Dortmund
El ambiente está en silencio, nadie habla, lo que creo que es normal. Estamos muy decepcionados, pero podemos sentirnos orgullosos de lo que hemos logrado y de lo que hemos demostrado durante toda la Champions League, especialmente esta noche en la que hemos jugado al mismo nivel del Bayern y en la que hemos tenido incluso ocasiones para decidir el partido hasta nuestro favor.

Especialmente en la primera parte hemos sido mejores, pero en la segunda no hemos conseguido crear demasiadas ocasiones. Hemos intentado irnos con todo arriba, especialmente en los dos últimos minutos, pero las cosas han salido así.

Hemos jugado partidos fantásticos esta temporada, hemos quedado segundos en la Bundesliga pero por desgracia perdimos contra el Bayern en la Copa de Alemania y hemos acabado segundos la Champions League, que ha sido un gran logro del fútbol alemán y del Borussia Dortmund.

Neven Subotić con su medalla
Neven Subotić con su medalla©Sportsfile

Es un poco deprimente ver como nos marcaron el segundo gol. No estoy seguro de que Ribéry quisiera pasarle el balón de tacó a Robben, pero el fútbol es así. Tenemos que aceptarlo y aprender de ello. Somos un conjunto joven, esto es seguro. Debemos de aprender de esta lección y seguir hacia delante.

Esto habría sido lo máximo, esto habría sido la cima alcanzar la cima de la montaña. Hemos conseguido mucho, y en este viaje hemos llegado muy lejos. Ahora estamos decepcionados, ya que no hemos conseguido lo que queríamos hacer. Esta noche pudimos haber hecho historia. Eso es lo que sentíamos. Hemos dado todo lo que teníamos, pero el fútbol es así y a veces la suerte decide.

Tras la derrota tendremos una pequeña reunión. Mucha gente tiene aquí a sus familias, que vinieron a ver el partido. ¡Veo a mi familia una vez año, así que están todos aquí, todos unidos. Hay que tratar de olvidarse del partido, pero seguro que eso no sucede! Ahora tenemos que aprovechar al máximo la noche y estar con la mente despejada, y tomar esto como una lección para trabajar más duro en el próximo año.

Marco Reus, delantero del Dortmund
Me siento vacío. Estábamos desesperados por ganar el trofeo, por lo que el haber encajado un gol en el último minuto es algo muy difícil de aceptar. Sin embargo, no es bueno quejarnos por esto. Hicimos una gran actuación, pero no logramos el trofeo.

No necesitamos otro milagro hoy. Creo que todo el mundo podía ver que el Bayern no era imbatible esta noche. Nos mostraron el respeto que nos merecemos, como vimos en la primera mitad, pero eso es todo. No ganamos el título y eso es todo lo que cuenta.

Arriba