El dominador del Viejo Continente: Real Madrid 1956-60

El mejor: Con diez entorchados, el Real Madrid es el club más laureado en la competición y empezó su reinado alzando las cinco primeras ediciones de la Copa de Europa entre 1956 y 1960.

Los jugadores del Real Madrid Raymond Kopa, Héctor Ríal, Alfredo di Stéfano, Ferenc Puskás y Francisco Gento
Los jugadores del Real Madrid Raymond Kopa, Héctor Ríal, Alfredo di Stéfano, Ferenc Puskás y Francisco Gento ©Getty Images

Con diez entorchados, el Real Madrid CF es el club más laureado en la competición y empezó su reinado alzando las cinco primeras ediciones de la Copa de Europa entre 1956 y 1960.

La edad dorada
Gabriel Hanot, editor del diario L'Equipe, creó la Copa de Europa en diciembre de 1954, y menos de 12 meses después la primera edición del torneo echó a andar. 7-0 al Servette FC en primera ronda, 4-3 al FK Partizan en cuartos de final y 5-4 al AC Milan en semifinales para lograr una plaza en la final del Parc des Princes ante el Stade de Reims del 13 de junio de 1956. Los presentes quedaron maravillados por el despliegue de ambos equipos, pero los de José Villalonga se repusieron tras el 0-2 inicial a los diez minutos para terminar venciendo 4-3 con tantos de Alfredo Di Stéfano, Héctor Rial (doblete) y Marquitos.

Kopa rememora la noche de París
Kopa rememora la noche de París

El propio Bernabéu en 1957 (2-0 frente a la ACF Fiorentina), Bruselas (3-2 al AC Milan), Stuttgart (2-0 al Stade de Reims) y Glasgow (7-3 al Eintracht Frankfurt) sirvieron para que el Real Madrid escribiese un lustro glorioso llevándose las cinco primeras ediciones de la Copa de Europa. El Bernabéu no fue conquistado en ese periodo, con los blancos venciendo los 17 choques disputados al calor de su público, incluyendo una final.

El momento clave
El 18 de mayo de 1960 se cerró un círculo, el primero que trazaba la competición. El Real Madrid conquistó su quinto entorchado con uno de los partidos más memorables de la historia de la Copa de Europa. Su 7-3 frente al Eintracht de Frankfurt con cuatro goles de Ferenc Puskás y tres de Di Stéfano ante 127.621 espectadores. Rogelio Domínguez; Marquitos, José Santamaría, Pachín; Vidal, Zárraga; Canário, Luis del Sol, Di Stéfano, Puskás, Francisco Gento, fue el once que puso en liza Miguel Muñoz, primera persona en ganar la Copa de Europa como futbolista y técnico.

Tras empezar perdiendo, la maquinaria blanca se puso en marcha y seis goles consecutivos valieron para encarrilar una final que terminó 7-3. El húngaro Puskás se fue hasta los cuatro tantos, mientras que el hispano-argentino Di Stéfano sumó su quinta final consecutiva marcando. Tras hacer uno en cada uno de los choques decisivos en 1956, 1957, 1958 y 1959, 'La Saeta Rubia' sumó un 'hat-trick' en Hampden Park.

Una filosofía de juego diferente
En los inicios de la Copa de Europa, el 1-3-2-5 fue la táctica habitual. Gento como extremo izquierdo y Di Stéfano en punta estuvieron en las cinco finales, así como Zárraga (cuatro como mediocentro y una como defensor). Por el ataque pasaron diversos compañeros, los más destacados fueron Héctor Rial y Raymond Kopa, mientras que Puskás se hizo leyenda en Hampden Park con sus cuatro dianas (único futbolista que lo ha logrado en una final).

Gento sobre el sexto triunfo en la Copa de Europa
Gento sobre el sexto triunfo en la Copa de Europa

20, 20, 25, 16 y 31 fueron la cifra de goles a favor del combinado blanco en sus primeras cinco campañas en la Copa de Europa. 112 tantos para alzar el trofeo continental durante el primer lustro de la competición.

El técnico que lo hizo posible
Entrenador del Real Madrid entre 1955 y 1957, Pepe Villalonga alzó las dos primeras ediciones de la Copa de Europa. Su prolongación en el campo fue un veterano Miguel Muñoz, que se retiró con tres de los cinco títulos (1956, 1957 y 1958) y después cerró el círculo en 1960 dirigiendo desde el banquillo (también alzaría el título en 1966). En 1958 y 1959, el argentino Luis Antonio Carniglia fue el encargado de dirigir a Santamaría, Rial, Marquitos, Kopa, Di Stéfano, Gento y compañía.

Villalonga posteriormente conquistaría dos títulos de la Copa del Generalísimo con el Club Atlético de Madrid y el Campeonato de Europa de la UEFA con España en 1964, Carniglia entrenó en equipos de Italia, España, Francia y Argentina, mientras que  Miguel Muñoz permaneció durante 14 años al frente del equipo blanco en una carrera en la que dirigió a la selección española. Con el Real Madrid alzaron la máxima competición continental de clubes para posteriormente tener carreras llenas de éxitos y retos importantes.

Alfrédo Di Stefano en 1956
Alfrédo Di Stefano en 1956©UEFA.com

Las grandes estrellas
Alfredo Di Stéfano:
 'La Saeta Rubia' fue el primer gran delantero que dominó en la Copa de Europa. Fichado con 27 años, el bonaerense tuvo tiempo para estar once temporadas en el Real Madrid, conquistar cinco títulos continentales, la primera llegó a los 29, y marcar en todas las finales que ganó. Un depredador del área que logró 216 goles en 284 partidos de Liga. 

Francisco Gento: 'La Galerna del Cantábrico' es el único futbolista que puede presumir de tener seis títulos de la Copa de Europa, además de compartir con Paolo Maldini el registro de ocho finales disputadas. En España, es el único con 12 títulos de Liga, todos con el Real Madrid. Sus cabalgadas por la izquierda eran una delicia para Di Stéfano, Puskás, Kopa o Rial. Llegó del Real Racing Club con 18 años y dejó el Real Madrid con 37 para retirarse con un zurrón repleto de títulos.

Ferenc Puskás: Pese a llegar con 31 años y una figura pasada de kilos, el magiar (84 goles en 85 partidos con Hungría) poseía una zurda que era un cañón. Tras no poder estar en la final de 1959, Puskás se desquitó un año más tarde con cuatro goles al Eintracht. El primero de ellos, pura fuerza y certeza (definición de Puskás), llegó en la prolongación del primer tiempo. 25 minutos más tarde, el húngaro ya llevaba cuatro.

Ferenc Puskás
Ferenc Puskás©Getty Images

Qué dicen ellos…
Alfredo Di Stéfano, sobre su compañero: "Puskás manejaba la bola con la pierna izquierda, mejor que yo con la mano".

Ferenc Puskás, para explicar, de forma muy modesta, su poderoso acierto goleador: "Creo que siempre estaba cerca de la portería".

Eskenazy, periodista francés [tras el quinto título del Real Madrid]: "Ningún equipo del mundo hoy día habría podido resistir al Real Madrid. Su juego ha sido el más fantástico fuego de artificio visto desde hace mucho tiempo".

Arriba