Sarri llega a la Juventus

"Cuando un jugador se divierte jugando, rinde el doble", dijo el técnico italiano en su día. Ahora aterriza en el equipo turinés para dirigir al equipo comandado por Cristiano Ronaldo.

©AFP/Getty Images

Con el primer gran título de su carrera todavía en la retina, la UEFA Europa League conquistada con el Chelsea en mayo, Maurizio Sarri deja Londres para firmar un contrato de tres años con la Juventus. Analizamos al técnico italiano de 60 años.

Un nuevo estilo para la Juve

La Juventus espera seguir siendo la gran potencia del fútbol italiano, pero también quiere entretener. Bajo las órdenes de Massimiliano Allegri, la Juve ha mantenido su dominio en la Serie A, pero a muchos les gustaba más el estilo del Nápoles de Sarri que vimos entre 2015 y 2018. Puede llevar un tiempo y hará falta paciencia, pero él no va a cambiar su mentalidad ofensiva y puede lograr grandes cosas si los jugadores compran su discurso.

Cristiano Ronaldo, en particular, debería recibir a Sarri con los brazos abiertos. Los delantero siempre están encantados con él. Gonzalo Higuaín marcó 36 goles en la Serie A a las órdenes de Sarri en 2015/16, y cuando el argentino dejó el club napolitano al curso siguiente, Sarri transformó a Dries Mertens en el falso nueve del Nápoles. El belga respondió con 28 goles en liga, batiendo sus récords personales. CR7 ya sabe las posibilidades que tendrá.

Lo que ha aprendido en su etapa en el Chelsea

Maurizio Sarri con su primer gran título
Maurizio Sarri con su primer gran título©Getty Images

Sarri recibió muchas críticas durante su etapa en Stamford Bridge, pero también llevó a los blues a ser teceros en la Premier League y a ganar la UEFA Europa League (su primer gran trofeo). Nunca se desvió de su 4-3-3, pero Sarri subo modificar en ocasiones a su equipo para ser un poco más defensivo y también subo introducir caras nuevas en su XI.

De hecho, uno de sus últimos regalos al club del oeste de Londres fue el crecimiento de Ruben Loftus-Cheek y de Callum Hudson-Odoi. Ambos han tenido oportunidades con Sarri y han respondido con goles, asistencia y grandes actuaciones.

Sus equipos son dinámicos, de fútbol de ataque

Man City - Nápoles 2-1
Man City - Nápoles 2-1

Después de que el Manchester City ganara en casa al Nápoles de Sarri por 2-1 en la UEFA Champions League hace dos temporadas, Josep Guardiola dijo: "Nos hemos medido a uno de los mejores equipos a los que me he enfrentado en mi carrera. Probablemente al mejor". Mientras sus equipos siempre tienen una sólida defensa, Sarri ha ido desarrollando su pensamiento táctico, pasando de un 4-2-3-1 a un 4-3-1-2 en el Empoli (2012-15) y  a uno más fluido 4-3-3 del Nápoles, con los tres jugadores del ataque, sobre todo, intercambiando libremente sus posiciones. Su Nápoles ejercía una fuerte presión y combinación de pases cortos para intentar abrir el campo. En la temporada 2015/16 marcó 80 goles en la Serie A, mientras que en la 2016/17 logró el récord del club con 94 tantos. 

Amor por entrenar

Preguntado en 2015 si estaba enfadado por ser el entrenador que menos cobraba en la Serie A, Sarri replicó: "¿Enfadado? ¿Está bromeando? Me están pagando por algo que seguramente habría hecho gratis después de trabajar. Tengo suerte". Y no eran palabras vacías. Sarri comenzó a entrenar en ligas inferiores en Italia en sus ratos libres mientras estudiaba económicas y trabajaba en un banco. Entrenando a un equipo de sexta categoría, el Sansovino, en 2000/01, prometió dejar de entrenar si no lograba ganar la liga. Lo consiguió y tras ello comentó: "Decidí finalmente centrarme en entrenar si quería tener buenos resultados".

Declaraciones de Sarri

"Nuestro objetivo es hacer un fútbol maravilloso. Tenemos que jugar bien al fútbol, disfrutar nosotros y entretener".

"Era más rígido al inicio de mi carrera. Pensaba que la táctica era lo más importante. Ahora sé que hay un pequeño niño en cada jugador y un entrenador no debe de olvidar la parte juguetona del fútbol porque después de todo, el fútbol es un juego. Cuando un jugador se divierte, rinde el doble".

Arriba