Una noche frustrante para Rooney

El delantero del Manchester United culpó a la falta de control de balón de su equipo como el principal motivo por el que no pudo lograr la victoria ante un PSV que se marchó contento de Old Trafford.

Wayne Rooney se marchó frustrado del encuentro
Wayne Rooney se marchó frustrado del encuentro ©Getty Images

Old Trafford fue testigo este miércoles de un partido en el que el Manchester United FC dejó su portería a cero por séptima vez en nueve encuentros, pero la estadística es una mera consolación para aficionados y jugadores después de 90 frustrantes minutos ante el PSV Eindhoven.

El empate impidió que el United pudiera certificar su clasificación para octavos de final de la UEFA Champions League, y al equipo inglés le faltó chispa para poder superar a un compacto y bien organizado equipo del PSV.  Tras el encuentro, el capitán Wayne Rooney lamentó la oportunidad perdida.

"Quizá el resultado fue justo. En la primera mitad fuimos mejores y creamos varias ocasiones claras. Quizá no tuvimos suerte de que el balón entrara tras un buen contragolpe. En la segunda mitad no demostramos suficiente control con el balón, ellos cambiaron su sistema y se nos hizo más complicado jugar y adaptarnos a eso. En general es un resultado decepcionante y ahora tendremos un partido difícil en Alemania, pero creo que podemos ir allí y ganar", dijo el inglés.

Aunque Anthony Martial forzó dos paradas en la primera mitad de Jeroen Zoet y Jesse Lingard envió fuera un balón desde cerca en una clara ocasión en la segunda parte, el United fue perdiendo el dominio, y Rooney señaló a la falta de control con el balón como el principal problema.

"Más que calidad en la segunda parte nos faltó tener más control de balón. Hubo ocasiones en las que podíamos haber puesto el pie sobre el balón y controlarlo un poco más, pero creo que estuvimos muy nerviosos en ocasiones", añadió.

El empate del United le hizo descender a la segunda plaza del Grupo B por detrás de un Wolfsburgo al que visitará en la última jornada, y al que probablemente necesitará vencer ese 8 de diciembre si quiere estar en octavos. "Sabemos que va a ser difícil allí", dijo el extremo Ashley Young.

"Deberíamos haber ganado el partido. En la segunda mitad el encuentro se volvió más abierto. Ellos crearon ocasiones, pero creo que con las oportunidades que creamos nosotros deberíamos haber ganado, así que es muy decepcionante", añadió Young.

Resumen del partido
Resumen del partido

Esa decepción pudo verse con claridad en las caras de los jugadores del United cuando abandonaban el terreno de juego. No por primera vez esta temporada pudo escucharse en las gradas el grito de "Attack, attack" durante el partido, y el centrocampista del PSV Davy Pröpper admitió que los visitantes habían señalado a los problemas del United en ataque como algo que tenían que tratar de aprovechar.

"Nos mantuvimos compactos y creamos nuestras ocasiones a la contra. Sabemos que el United tiene algunas dificultades en la construcción del juego y antes del partido vimos sus encuentros y creo que este año el equipo está teniendo mucha posesión de balón pero a veces encuentra dificultades para crear ocasiones", señaló.

Como resultado de ello, el PSV esperó atrás y frustró al equipo inglés metiéndose en el partido en la segunda mitad. "Todos los jugadores tuvieron la sensación de que estuvimos bien en el partido. Luchamos por los compañeros y como el United no creó muchas ocasiones claras de gol sentimos que podíamos sacar algo del partido", añadió el jugador del PSV.

Desde la perspectiva del equipo de Phillip Cocu fue un partido bastante satisfactorio, ya que logró su primer punto fuera de casa en el Grupo B y continúa con opciones de lograr la clasificación. El equipo holandés es tercero a solo un punto del United y recibe al CSKA de Moscú en su último partido del grupo, en el que la victoria podría darle la clasificación. "En casa hemos logrado buenos resultados, dos victorias. Tenemos confianza en el próximo partido", comentó Pröpper.

El jugador también destacó la actuación de su compañero en el centro del campo Andrés Guardado, que fue elegido jugador del partido, fue el jugador que más metros recorrió durante el encuentro y dio más pases que cualquier otro futbolista del PSV. "Es increíble. Tiene experiencia, cubre mucho terreno, tiene calma con el balón y siempre le puedes pasar la pelota, y eso es muy importante", dijo el futbolista de 24 años. 

Arriba