"El partido de nuestras vidas"

Gabi y Torres, canteranos y seguidores del Atlético desde la infancia, hablaron antes de la gran final de San Siro ante el Madrid y no escondieron la ambición de darle a su equipo su primera Copa de Europa.

©Getty Images

En un club como el Atlético en el que los jugadores formados en la cantera han tenido un peso importante durante toda su historia, es motivo de orgullo que en esta final de la UEFA Champions League 2016 un peso importante del equipo vaya a recaer en los hombros de jugadores formados en la categorías inferiores rojiblancas.

Dos de ellos, por su experiencia sobre el campo y su simbolismo para la afición, son los grandes defensores del escudo rojiblanco y de los valores del club. Nada complacería más a Gabi y Fernando Torres que darle al club de sus amores su primera Copa de Europa. "Desde pequeñito sueñas con levantar la Champions. Es el partido más importante de nuestras vidas. Tenemos aquí a un súper campeón que lo ha ganado todo (Fernando Torres), y para él el partido de mañana también es el más importante. Va a ser un gran día para todos nosotros", afirmó el capitán Gabi en la rueda de prensa previa a la gran cita.

"Sin ninguna duda este partido es el más importante, más especial y más bonito que he tenido en toda mi carrera. Es con el club que me ha dado la oportunidad de jugar al fútbol, soy aficionado de este equipo desde que tengo cinco años y lo sigo siendo hoy. Va a ser diferente a cualquier otra experiencia que haya tenido. He ganado con el Chelsea, y con la selección española muchas cosas pero esto va a ser especial", Fernando Torres, con una Champions, dos Campeonatos de Europa de la UEFA y una Copa Mundial de la FIFA en su palmarés, no escondió la importancia del choque de este sábado para él.

Y como rojiblancos de corazón y jugadores del Atlético durante ya muchos años, tanto Gabi como Torres saben muy bien lo que es vivir a la sombra de un gigante. Hoy en día el Atlético compite de tú a tú contra cualquier equipo del mundo, pero hubo un tiempo no muy lejano en el que esto no era así para desgracia de la siempre fiel afición rojiblanca, que ha padecido los éxitos de su vecino y eterno rival durante mucho tiempo.

"El Madrid siempre juega estos partidos con muchísimo nivel. Tiene experiencia en este tipo de partidos, tienen jugadores con muchísima jerarquía y creo que para nosotros va a ser el partido más difícil de los últimos tres años. Nos enfrentamos al mejor rival posible y no hay mejor manera de ganar un Champions, la primera del Atlético, que ante uno de los mejores como es el Real Madrid", afirmó Gabi en una sala de prensa repleta de periodistas de todo el mundo.

Torres y su cinco ideal
Torres y su cinco ideal

Torres también elogió la categoría de su rival, pero a la vez dejó entrever que la grandeza del enemigo puede hacer más gloriosa la victoria, un triunfo que incluso podría cambiar la historia de la rivalidad entre ambos clubes. "El Real Madrid es un gran club, de los mejores del mundo sin ninguna duda. Nosotros convivimos con ellos en la misma ciudad y sabemos lo que eso supone y eso nos da más ganas de luchar, más ilusión por conseguir cambiar la historia. Está es una gran oportunidad para conseguir cambiarla. Este es un pasito más para conseguir algo grande y cambiar la historia para el futuro".

Y lograr esa oportunidad no ha sido fácil. El Atlético cuenta con 113 años de historia, una masa social enorme y la ambición de no estar de paso en el exclusivo club de los grandes de Europa en el que ha entrado en estas últimas campañas. Y para para lograrlo la fórmula ya se conoce: "Aquí todos vamos a lo mismo, lo fundamental es el equipo. El equipo es el que va ganar los partidos, el que va a ganar los campeonatos, los jugadores a nivel individual simplemente somos uno más de lo que consideramos lo más importante, que es el grupo", comentó Torres.

Si los sueños de aquellos dos niños madrileños que hoy llevan sobre sus hombros los galones del Atlético se hacen realidad Milán será para siempre la ciudad fetiche de afición colchonera y "San Siro un lugar mágico para los atlético", como declaró con una sonrisa en su rostro Fernando Torres.

Arriba