Samir Nasri, la nueva estrella del Sevilla

Los andaluces han cerrado la cesión del extremo francés tras llegar a un acuerdo con el Manchester City.

Samir Nasri cambia Mánchester por Sevilla
Samir Nasri cambia Mánchester por Sevilla ©AFP/Getty Images

El Sevilla FC ha logrado la cesión de Samir Nasri para la actual temporada tras alcanzar un acuerdo con el Manchester City FC.

Jorge Sampaoli ya tiene al sustituto de Yevhen Konoplyanka tras su marcha al FC Schalke 04. El francés de ascendencia argelina llega a Nervión para reemplazar al ucraniano en la primera temporada del técnico argentino al frente de la entidad sevillista.

De esta forma, el Sevilla incorpora a un jugador creativo, con una gran visión de juego y gran capacidad para crear espacios. El francés será el encargado de suplir el hueco dejado por el internacional ucraniano y de dirigir el juego de este nuevo Sevilla tras la marcha de Éver Banega al Inter de Milán.

Nasri comenzó su carrera profesional en la cantera del Olympique de Marsella, donde llegó a debutar con el primer plantel en la temporada 2004/05 a los 17 años ante el Sochaux. Después de brillar en el conjunto francés fichó por el Arsenal FC en junio de 2008.

Su mejor curso en los gunners fue durante su tercer año, siendo elegido el mejor futbolista francés del año por la revista France Football después de cuajar una gran campaña al frente de la entidad comandada por Arsène Wenger.

En agosto de 2011, el centrocampista se convirtió en nuevo jugador del Manchester City logrando la Premier League en su primer año con el conjunto británico. Además, el francés es internacional con su selección desde las categorías juveniles, con la que ha participado en la UEFA EURO de 2008 y 2012. También levantó el Campeonato de Europa Sub-17 de la UEFA en 2004 con Les Bleus.

Nasri es un jugador muy polivalente ya que puede jugar tanto de mediocentro organizativo como de extremo, o incluso como mediapunta. Monchi apuesta por este gran jugador para el proyecto de Sampaoli en la nueva andadura del equipo hispalense en la UEFA Champions League.

Arriba