Informe Técnico de la Champions League 2: jugar desde atrás

En la segunda parte de este nuevo informe técnico de la UEFA Champions League, el panel de expertos analiza cómo los equipos que llegaron más lejos sacaban la pelota jugada desde atrás.

Manuel Neuer comienza muchos ataques en el Bayern
Manuel Neuer comienza muchos ataques en el Bayern ©Getty Images

"Todos los equipos que he visto han intentado elaborar la jugada desde atrás", aseguró David Moyes la mañana siguiente a la final. "Quizás el Manchester City trabajó menos este aspecto, porque, cuando lo vi, en contadas ocasiones empezaron la jugada con sus centrales".

Existen pruebas estadísticas que respaldan su opinión. Los centrales del City trabajaron con disciplina posicional y, por ejemplo, de los 35 pases completos que efectuó Eliaquim Mangala, quien sustituyó a Vincent Kompany en el minuto 7 del partido en casa contra el FC Dynamo Kyiv, cuatro fueron para su portero y 27 para sus compañeros en la zaga de cuatro del City

Mejores jugadas: Dínamo de Kiev - Man. City
Mejores jugadas: Dínamo de Kiev - Man. City

Kompany, en la ida, había dirigido 21 de sus 59 pases a los medios de contención o a los pivotes ofensivos. Cuando se repitió el mismo escenario en los primeros minutos de la vuelta de la semifinal en Madrid, 23 de los 30 pases de Mangala fueron para el portero o para los defensas.

Nicolás Otamendi se encargó de una distribución de corte más ofensivo, pero, en casa contra el Real Madrid, el 70% de los pases de los centrales se dirigieron a miembros de la línea de retaguardia. La construcción de los ataques se confió a los laterales y a los centrocampistas organizadores. Y al portero. En Madrid, Joe Hart distribuyó con éxito el balón a los 10 jugadores de campo, pese a que el 37% de sus pases en largo no llegaron a un compañero.

Marca germana
De nuevo, los dos guardametas alemanes de los dos equipos que dominaron la posesión, Marc-André ter Stegen y Manuel Neuer, establecieron altas cotas de participación en la construcción de las jugadas y de puntería en la distribución

Mejores jugadas: Barcelona - Arsenal
Mejores jugadas: Barcelona - Arsenal

Durante el emparejamiento de octavos contra el Arsenal FC, Ter Stegen, del FC Barcelona, no encontró a un compañero en solamente tres de sus 67 pases, los tres de más de 30 metros. En el encuentro de cuartos entre el Barça y el Atlético de Madrid, los dos porteros ejemplificaron el contraste de planteamientos y de filosofías futbolísticas.

En el Camp Nou, Ter Stegen no tuvo que trabajar mucho, pero sólo uno de los 18 pases en largo que efectuó no alcanzó su objetivo. En el Vicente Calderón, sus intervenciones arrojaron un total de 37 pases (más que Neymar, Luis Suárez o Ivan Rakitić), 13 de los cuales a gran distancia. Todos ellos llegaron a su objetivo.

En el otro extremo, el planteamiento de Diego Simeone exigió a Jan Oblak que jugara en largo para impedir la presión alta del Barça. En el Camp Nou, 30 de sus 31 pases fueron en largo, y la mitad de ellos llegaron a un compañero. En la vuelta, sus 18 pases fueron exclusivamente en largo, con un porcentaje de éxito del 44%, contra el 100% de Ter Stegen. En los dos partidos, 12 de los 23 pases largos que completó Oblak llegaron a Saúl Ñíguez; y los dos delanteros, Antoine Griezmann y Fernando Torres, recibieron tres cada uno

Mejores jugadas: Wolfsburgo - Real Madrid
Mejores jugadas: Wolfsburgo - Real Madrid

El portero del Wolfsburg Diego Benaglio también optó por jugar en largo durante el emparejamiento de su equipo con el Real Madrid, cuando el 40% de sus 57 balones largos llegaron a un compañero. Otros porcentajes de éxito resultaron igualmente escasos: Thibaut Courtois acertó en siete de sus 18 envíos en largo durante la visita del Chelsea FC a París; Petr Čech, del Arsenal, registró nueve de 16 en casa contra el Barcelona.

Aunque el observador técnico Ioan Lupescu destacó del PSV Eindhoven “su típica filosofía holandesa, con una construcción paciente desde la zaga y a través del centro del campo” cuando vio al equipo en Eindhoven, Jeroen Zoet recurrió a los pases en largo en 42 ocasiones durante la vuelta contra el Atlético en Madrid, y 12 de sus 22 pases completos llegaron al delantero centro, Luuk de Jong.

Durante la semifinal contra el Atlético de Madrid, Neuer, del Bayern, distribuyó el balón con éxito a nueve jugadores de campo en Madrid y a siete en la vuelta, aunque, en Múnich, los visitantes impidieron que los balones en largo llegaran a Franck Ribéry, Douglas Costa y Kingsley Coman.

Un tercer portero alemán, Kevin Trapp, del Paris Saint-Germain, también hizo gala de una puntería soberbia en los pases en largo, especialmente destacable fue su habilidad a la hora de ubicar a Zlatan Ibrahimović para los contraataques directos. 

Las opciones de pase del Real Madrid
"Una de las cosas que me han sorprendido fue que Keylor Navas recurrió muy a menudo a los balones largos", reflexionaba Thomas Schaaf tras la final. "Puede que esto haya respondido a un intento deliberado por su parte de evitar el pressing alto del Atlético, pero obligaba a su equipo a emplearse muy a fondo para recuperar el balón"

Así ganó el Madrid en la final
Así ganó el Madrid en la final

En los cuatro partidos anteriores, contra el Wolfsburg y el Manchester City, el portero costarricense jugó en largo sólo en 25 ocasiones, es decir, media docena de veces por partido, y 15 de sus pases llegaron a un compañero. En San Siro, 24 de sus 31 pases fueron en largo, y la mitad de ellos llegaron a un jugador del Real Madrid. En Milán, la construcción desde la zaga del Madrid se basó, en buena parte, en los pases del central Sergio Ramos a Marcelo y Toni Kroos.

El lateral izquierdo fue el principal suministrador de balones para Cristiano Ronaldo y Gareth Bale, mientras que Kroos envió pases a todos sus compañeros de campo. Pepe, el otro defensa central, prefirió rutas menos rompedoras hacia Navas, Ramos o al medio de contención Casemiro.

La mayoría de los balones que recibió Luka Modrić procedían de los laterales, de Dani Carvajal y, después, de Danilo. Las labores de construcción del Atlético se canalizaron sobre todo a través de los mediocentros Koke y Gabi, quienes registraron conjuntamente el 35% de los pases de su equipo y confirmaron la creciente relevancia de los centrocampistas organizadores como creadores de juego del fútbol moderno.

Sin embargo, el bloque defensivo de Zinédine Zidane restringió sus pases hacia delante y, aunque ambos enlazaron 27 veces con Griezmann, en cuatro ocasiones se vieron incapaces de conectar con Torres, quien recibió sólo 11 pases durante las dos horas de partido. En el otro extremo, Schaaf consideró que el centro del campo del Madrid resultó determinante en el dominio que ejerció el equipo en la primera parte.

"Casemiro ejecutó con total eficacia sus labores de contención", comentó. "Además, creo que Kroos y Modrić trabajaron muy bien juntos desde el punto de vista de la posesión del balón y en la ejecución de los pases hacia delante, hacia los veloces atacantes".

Este artículo aparece en el nuevo informe técnico de la UEFA Champions League 2015/16: descárguelo ahora

Arriba