Informe técnico 4 de la Champions League: cómo se marcaron los goles

En el cuarto extracto del nuevo informe de la UEFA Champions League, el panel experto nos muestra que se han marcado más goles que nunca en jugada.

Saúl Ñíguez marcó un gran gol ante el Bayern en la semifinal
Saúl Ñíguez marcó un gran gol ante el Bayern en la semifinal ©AFP/Getty Images
Los diez mejores goles de la 2015/16
Los diez mejores goles de la 2015/16

Datos clave:

Goles de jugada
2015/16: 266 (77% del total)
2014/15: 267 (74%)
2013/14: 268 (74%)

Goles tras jugada individual
2015/16: 24
2014/15: 17

Goles de disparo lejano en jugada
2015/16: 25
2014/15: 36

Goles tras un centro de jugada
2015/16: 63
2014/15: 51

La cifra de goles anotados en jugada se ha mantenido notablemente regular en las tres últimas temporadas: 266 en 2015/16, en contraposición con 267 y 268 en las campañas precedentes. Los goles resultantes del juego de pases también registraron un ascenso, con 61 (63 en 2014/15), lo que consolidó la importante tendencia ascendente.

Hace muy poco, en 2009/10, sólo 21 goles se atribuyeron a esta fuente, lo que significa que la tasa de éxito casi se ha triplicado en seis temporadas. El Bayern y el Barcelona han seguido inspirando con sus pases en corto, veloces y al primer toque para crear huecos en bloques defensivos aparentemente impenetrables, que a menudo se inician con un pase hacia delante, destinado a un jugador que sufre un férreo marcaje.

Luis Suárez: su gol ante el Leverkusen
Luis Suárez: su gol ante el Leverkusen
Los diez mejores goles de la 2015/16
Los diez mejores goles de la 2015/16

Los mejores ejemplos de esto en el equipo de Luis Enrique fueron el gol de la victoria de Luis Suárez en casa contra el Leverkusen o la jugada que remató Neymar para sentenciar una victoria 3-0 contra el FC BATE Borisov. Pero este planteamiento se ha difundido cada vez más, como se puede observar, por mencionar algunos ejemplos al azar, en la victoria del FC Zenit contra el KAA Gent por 2-1, gracias a una excelente combinación rematada por Oleg Shatov, o en la penetración del Bayern a través de la zona central que permitió a Lewandowski subir el 5-0 definitivo de la victoria contra el Dinamo Zagreb.

Los goles surgidos de internadas individuales con el balón en los pies ascendieron a 24, desde los 17 registrados en 2014/15. Este incremento del 41% se debe sobre todo a la cifra de goles conseguidos en contragolpes que permitieron que un jugador se desmarcara y se internara en solitario.

Entre los mejores ejemplos figuran el tanto de Simone Zaza que otorgó la victoria por 2-0 al Juventus contra el Sevilla FC; las internadas en solitario de Zlatan Ibrahimović que produjeron goles para el Paris Saint-Germain en Malmö y en casa contra el Shakhtar Donetsk; el contraataque que permitió a Alexandre Lacazette sentenciar el triunfo por 2-0 del Olympique Lyonnais en Valencia; la carrera impresionante de Arjen Robben que dio una ventaja de 2-0 al Bayern en Turín; o la asombrosa internada de Álvaro Morata que permitió a Juan Cuadrado subir el 2-0 en el marcador para el Juventus en la vuelta.

La jugada del gol de Saúl Ñíguez ante el Bayern
La jugada del gol de Saúl Ñíguez ante el Bayern

El mejor ejemplo de un gol anotado tras una impresionante carrera en solitario a partir de una situación inocua es el que anotó Saúl Ñíguez en la victoria por 1-0 del Atlético contra el Bayern en la ida de la semifinal.

En la parte negativa, la cifra más llamativa se refiere a la falta de acierto de los disparos desde fuera del área, que cayó a 25 goles en 2015/16, el total más bajo registrado jamás en la UEFA Champions League. Este descenso del 31% podría reflejar la alta calidad de los porteros o la tendencia a utilizar dos medios de contención, lo que posiblemente incrementa la dificultad para encontrar huecos para lanzar disparos a puerta desde las zonas centrales cercanas al área de penalti.

El incremento más impresionante tiene que ver con la cantidad de goles originados desde centros: una subida del 24%. El total implica el regreso al nivel de 2013/14 (62, contra 63 en 2015/16). Sin embargo, dado que la cantidad de goles creados con pases desde la línea de fondo también subió un 21%, las estadísticas demuestran que el 35% de los goles anotados en jugada se originaron en entregas del balón desde los lados.

El gol de Kevin De Bruyne ante el París Saint-Germain
El gol de Kevin De Bruyne ante el París Saint-Germain

Esta cifra se puede conectar justificadamente con el total que aparece en la categoría de "pases hacia delante", que, a lo largo de las tres últimas temporadas, se ha establecido a un nivel mucho más bajo (33, 37 y ahora 35) que en los primeros años de la competición. La cifra se ha reducido a la mitad desde 2011/12 y se encuentra muy alejada del récord de 82 registrado en 2010/11. La historia reciente tiende a indicar la creciente dificultad de penetrar los bloques defensivos mediante el "balón entre líneas" tradicional.

Como con las carreras en solitario, el alto porcentaje de éxito de los "pases hacia delante" se puede asociar a los contraataques: los ejemplos más importantes en las últimas rondas de la competición se encuentran en el primer gol de Kevin De Bruyne para el Manchester City en París; en el de Fernando Torres para el Atlético en Barcelona; y en el gol de Antoine Griezmann que ganó la eliminatoria para el Atlético en Múnich.

El artículo aparece en el nuevo informe técnico de la UEFA Champions League de 2015/16: descárguelo aquí

Arriba