El Nápoles se la jugará en Lisboa y el Kiev, eliminado

Tras el 0-0, el conjunto de Sarri sigue líder del Grupo B, pero tendrá que lograr el pase en casa del Benfica, donde le vale un empate. Mientras, los ucranianos acabarán últimos del grupo.

El Nápoles empató 0-0 con el Dínamo Kiev en San Paolo dentro del Grupo B de la UEFA Champions League y se jugará su presencia en los octavos en casa del Benfica, donde le vale un empate. Los ucranianos, tras este resultado, se quedan sin opciones de pelear por la UEFA Europa League.

Comenzó el equipo visitante teniendo la posesión del balón mientras los locales querían aprovechar lo adelantado que estaba la defensa local para con balones largos marcar el primer gol del partido. Así, en dos ocasiones pudo sorprender el club italiano pero el portero Artur Rudko estuvo muy atento para evitar un susto mayor.

La primera parte fue muy disputada y sin grandes ocasiones
La primera parte fue muy disputada y sin grandes ocasiones©Getty Images

En una de estas acciones, Roberto Insigne encaró solo hacia la portería ucraniana, pero un desafortunado tropezón en el último instante le privó de poder rematar a portería. Era una clara ocasión. Con el paso de los minutos, el Nápoles fue bajando el ritmo y el Dínamo Kiev no sufrió para marcharse con el 0-0 al descanso, resultado que no le valía para seguir en la Champions.

La segunda mitad comenzó con una gran ocasión para el conjunto de Maurizio Sarri. Un centro de José Callejón desde la izquierda fue rematado de cabeza por Marek Hamšík marchándose el balón por encima del larguero de la meta de Rudko. Seguidamente, el meta visitante tuvo que intervenir de nuevo para atajar un tiro desde la frontal de Insigne. El propio Insigne lo probó con una acción y desenlace similar en el 62'.

Tras minutos, Hamšík también lo intentó con un lejano disparo que Rudko con una estupenda estirada desbarató. A 17 minutos del final, Manolo Gabbiadiani, desde la línea del área, estuvo muy cerca de hacer el 1-0 con un tiro que pasó rozando el palo derecho de Rudko, que poco después despejó otro remarte de Gabbiadiani. El gol de los italianos parecía cerca aunque finalmente no llegó.

Jugador clave: Marek Hamšík (Nápoles)
El capitán del Nápoles fue un titán en el centro del campo de su equipo y tuvo un par de ocasiones de gol, una de ellas detenida por el meta Rudko. El internacional eslovaco nunca dejó de ir al frente, pero no pudo llevar a su equipo hacia la victoria. 

Raúl Albiol volvió a jugar con el Nápoles tras superar una lesión
Raúl Albiol volvió a jugar con el Nápoles tras superar una lesión©AFP/Getty Images

Solidez defensiva
Volvió Raúl Albiol a jugar, hecho que no hacía desde finales de septiembre cuando se lesionó en la victoria por 4-2 ante el Benfica en la segunda jornada de la fase de grupos, y el conjunto italiano volvió a dejar a cero su portería en la competición. Además, el equipo italiano lo hizo por vez primera entre todas las competiciones tras cuatro partidos.

Echando de menos a un goleador
Si en la primera parte el Nápoles buscó el gol a través de balones a la espalda de la defensa del Dínamo Kiev, en la segunda el conjunto de Sarri tuvo que recurrir a disparos desde larga distancia para superar el entramado defensivo de los ucranianos. Mientras, cuando el club italiano centraba un balón al área, apenas conseguía rematarlo. La lesión de Arkadiusz Milik sigue siendo una losa para el Nápoles.

La opinión de Daniel Huerta (@UEFAcomDanielH)
El Nápoles tiene un problema y quizás ello le cueste su clasificación para los octavos de final. Y no es otra cosa que el gol. Sin duda, la pérdida de Gonzalo Higuaín en verano fue dura. Pero peor fue la grave lesión sufrida por el polaco Milik en octubre con su selección. Aunque con el regreso de Albiol al centro de la defensa el conjunto italiano se mostró sólido, el Nápoles intentó el gol por varios caminos y fue incapaz de encontrarlo.

Arriba