Cómo el Barcelona ha reescrito la historia

La victoria por 6-1 del equipo de Luis Enrique ante el Paris Saint-Germain se recordará durante décadas, pero ¿cómo lo ha conseguido? Chris Burke, de UEFA.com, lo explica.

Luis Suárez y Edinson Cavani se abrazan tras el pitido final
Luis Suárez y Edinson Cavani se abrazan tras el pitido final ©Getty Images

La victoria por 6-1 ante el Paris Saint-Germain está destinada a resonar en la historia. La gran remontada del equipo catalán se ha convertido en la primera vez en competición europea que un equipo se levanta de un 4-0 en contra, y para añadir mayor drama lo consiguió al final del partido.

Pero, ¿cómo lo hicieron y que le pasó a un Paris que fue muy superior en la ida? Chris Burke, de UEFA.com, nos da cinco claves por las que el Barça ha dejado maravillado al mundo.

La fe incansable del Barcelona
Luis Enrique y Luis Suárez hablaron el martes de la necesidad de jugar durante 95 minutos y Sergi Roberto creyó en ello para marcar un tanto decisivo a los 95 minutos de partido. Huvo momentos de incertidumbre, pero el Barcelona demostró que creía de verdad en la remontada.

Vea la remontada histórica del Barcelona
Vea la remontada histórica del Barcelona

Es cierto que la fe del equipo local quedó tocada con el tanto de Edison Cavani, que obligaba a los azulgrana a marcar tres goles en media hora. Pero el Camp Nou mantuvo la esperanza gritando "si se puede", como hicieron en la victoria ante el Celta de Vigo, y Neymar le recordó a todo el mundo cómo puede cambiar un partido en apenas unos minutos.

Sus dos goles en los últimos minutos volvierón a sembrar la semilla de la remontada y el estadio se convirtió en una caldera en la que jugadores y aficionados buscaban el sexto gol.

La venganza de Luis Enrique
La derrota por 4-0 en el partido de ida fue un acierto táctico para el entrenador del Paris, Unai Emery, y el daño en la reputación de Luis Enrique fue inmenso. Gracias a su experiencia, dos semanas más tarde anunció que se marcharía del club este verano.

Luis Enrique estalla de felicitad
Luis Enrique estalla de felicitad©Getty Images

Luis Enrique ahora se merece disfrutar del momento. Esto, sobre todo, ha sido su triunfo. El entrenador de 46 años demostró una gran reacción tras el revés en el Parc des Princes con un gran giro táctico del equipo. Alineando un 3-4-3, el Barça le dio la vuelta con una presión alta, neutralizando a Marco Verratti en particular, y forzando a los visitantes a fallar en los pases. Emery no tuvo respuesta.

El Paris estuvo muy tímido
Como en la victoria del Paris en el partido de ida, el mal partido del rival influyó en el resultado, por lo que el equipo francés tiene gran parte de culpa de esta remontada. Quedó en nada la gran victoria del equipo de Emery en el día de San Valentín con un partido en el que se defendió muy atrás y no se intentó llegar al área contraria hasta que se vió con tres goles de desventaja.

"La primera parte fue un error nuestro y no supimos presionar ni jugar con el balón", comentó el entrenador del Paris, que tenía cosas que explicar tras el partido.

Goles regalados
Además de tomar demasiadas precauciones, el Paris encajó goles muy sencillos. Tan solo cuatro jugadores del equipo visitante nunca habían pisado el Camp Nou, y tres de ellos se vieron superados por la situación cuando la defensa del Paris se vino abajo.

El portero Kevin Trapp debería haber salido con mayor decisión en el primer gol y fue superado con mucha facilidad en el gol de falta de Neymar. Además Layvin Kurzawa anotó en propia puerta en el segundo gol y Thomas Meunier se resbaló en el penalti que permitía a Lionel Messi hacer el 3-0. Sus compañeros Marquinhos y Thiago Silva tampoco se cubrieron de gloria.

La reacción de Marco Verratti tras el resultado
La reacción de Marco Verratti tras el resultado©AFP/Getty Images

Las ocasiones creadas no se aprovecharon
Aunque 'les parisiens' no brillaron mucho en ataque, la eliminatoria podría haber sido completamente distinta si Cavani hubiera anotado ante Marc-André ter Stegen después de haber marcado su gol. El equipo visitante tuvo ocasiones después del gol del uruguayo, pero no estuvo acertado para finalizarlas, como la ocasión de Ángel Di María que no pudo concretar.

Por otro lado, los jugadores del Barcelona supieron aprovechar sus oportunidades. Luis Suárez abrió el marcador, aunque no hizo su mejor remate, y Sergi Roberto tuvo nervios de acero para hacer el sexto, un gol que se verá y repetirá durante décadas. "Si el Paris pudo hacernos cuatro goles, nosotros podemos hacer seis", fue lo que dijo Luis Enrique en la previa, y sus jugadores demostraron que era verdad.

Arriba