Banega, la personalidad del Sevilla

Las opciones del equipo andaluz en Old Trafford pasan en gran medida por las botas del argentino, que analizó junto a UEFA.com el choque ante el United y su evolución como jugador desde su llegada a Europa.

©AFP/Getty Images

Al igual que el Barcelona tiene al rosarino Leo Messi como gran figura, la luz en el fútbol del Sevilla la pone otro futbolista de Rosario de nombre Éver Banega. El centrocampista, de 29 años, es el cerebro de un equipo que suele mostrar su mejor versión cuando el argentino tiene su día. En Old Trafford gran parte de las opciones del Sevilla pasarán por las botas de Banega y UEFA.com habló con él para recordar su aterrizaje y evolución en el fútbol europeo y analizar junto a él el espectacular partido que se jugará el martes en Old Trafford.

La presión de debutar en Boca Juniors

Yo me crie en la cantera de Boca y tuvo la oportunidad de debutar en el primer equipo sabiendo que entraba en un equipo que siempre ha ganado muchas cosas, que ha tenido jugadores importantes y a mí me toco suplir nada menos que a Fernando Gago, que se había ido al Real Madrid. Y no fue fácil. Me tocó hacerlo y lo hice de la mejor manera que pude. Me tocó hacerlo siendo muy joven y era una época en la quería jugar, divertirme. Lo disfrute al máximo.

Banega ante Pogba en el choque de ida
Banega ante Pogba en el choque de ida©Getty Images

El salto a Europa

Obviamente al llegar a Europa desde Boca yo ya sabía lo que era jugar en un club exigente en un club grande y eso me ayudó en la llegada a otro club grandísimo con mucha historia como era el Valencia. Pero también sabía que era joven y que tenía que aprender mucho.

Un fútbol distinto

Al principio fue duro, no te voy a mentir. Pero yo sabía que una vez que venía a Europa era para no volver más a Sudamérica. Tuve la oportunidad de jugar seis meses en Valencia, luego me dieron a préstamo (al Atlético de Madrid)… pero lo disfrute mucho. En Argentina el fútbol es un poco más lento, el césped está un poco más alto, no se riegan las canchas, y es un poco más difícil jugar. En Europa es todo más sencillo, césped corto, cancha mojada, aquí todos los equipos técnicamente son buenos y ahí también se nota mucha diferencia.

El estilo y las virtudes de Banega

De Argentina vine siendo un pivote defensivo. Al llegar a Europa fue jugando por derecha, por izquierda, de pivote, de mediapunta, en un doble pivote… La verdad porque me siento cómodo, porque siendo polivalente tengo más opciones de jugar. Y como virtud mía destacaría la personalidad. Puedo jugar un partido mal y perder la pelota que la voy a volver a pedir. Más allá de que en algún partido queme la pelota, la personalidad no se puede perder.

La oportunidad de jugar en la Champions

Es una competición que seguía desde chico. Tuve la oportunidad de debutar en ella muy joven y creo que es la competición más bonita que hay. Y cuando toca jugarla se disfruta mucho porque el ambiente es espectacular.

Banega con la selección argentina
Banega con la selección argentina©Getty Images

El muro de octavos de final

Tenemos muchas ganas y hay muchas expectativas de poder pasar la eliminatoria. Es difícil porque jugamos contra un grandísimo rival, con mucha historia. Ellos juegan muy bien en su campo. Yo he quedado dos veces fuera en octavos de la Champions League (contra el Valencia), y en esta ronda te pueden tocar grandísimos rivales como es el caso ahora del Manchester United. En mi época en el Valencia me tocó contra el Schalke 04 y el Paris Saint-Germain y fueron partidos duros.

El United, un gran rival

Sabemos que nos enfrentamos a un grandísimo rival, pero sabemos que los partidos se juegan once contra once. Con toda la humildad y respeto que le tenemos al Manchester United vamos a intentar hacerle un partido incómodo. Es un equipo muy grande, con más presupuesto… pero no es excusa. El Sevilla lleva unos años en Europa importantísimos donde siempre pelea y ojalá podamos pasar.

Medirse a Mourinho

Mourinho para mí es un entrenador ganador, tiene es don. Intentaremos contrarrestar sus puntos fuertes y hacerles daño con lo que sabemos hacer.

Arriba