Hasta que aparece Messi...

Dos goles y dos asistencias del argentino para liderar el pase del Barcelona hacia los cuartos de final. "El objetivo es la Champions", dijo en verano el talentoso jugador. En ello anda con sus compañeros.

©AFP/Getty Images

Cuando te lo crees, aparece Messi

En el minuto 78 andaba el Lyon muy vivo en la eliminatoria tras el gol de Tousart en el 58'. Fue el 2-1 y los galos estaban a un gol de la clasificación. Y había temor en las gradas. El silencio vencía a los cánticos. Pero en el 78', emergió la clase, el genio, la magia... del 10 azulgrana y volvió el ruido al Camp Nou. De los aficionados del Barcelona, claro. ¡GOOOOLLLLL gritó el respetable! ¡Messi, Messi, Messi cantó el graderío! La canción del invierno, la primavera, el verano, el otoño que se escucha a menudo en el recinto culé.

Desatado y repartiendo asistencias

Declaraciones de Messi tras el partido
Declaraciones de Messi tras el partido

Horas antes, Andrés Iniesta, otro genio ya legendario del Barcelona, señaló "Messi puede hacer lo que quiera, cuando quiera". Y es lo que hizo una noche más el argentino. Si inauguró el marcador marcando un penalti a lo 'panenka' cuando aún estaba todo por decidirse, se encargó de regalar goles con la misma facilidad que los enchufa. Primero, en el 81', se lo dio a un imperial Gerard Piqué en su temporada más goleadora. Y con la fiesta ya instalada en Camp Nou, también quiso ser generoso con Ousmane Dembélé. Le dio el balón y pareció decirle: "Márcalo tú chaval".

"El objetivo es la Champions"

8 goles en 6 partidos en esta Champions; 108 goles en 131 partidos en la Champions; 24 goles en eliminatorias de octavos de la Champions... Números al alcance de pocos, de un Messi que tiene entre ceja y ceja levantar 'La Orejona' en Madrid. Ya lo dijo en verano durante la presentación del equipo. Y el que avisa no es traidor. Messi tiene hambre, porque también baja al barro. Valga como ejemplo una jugada al filo del descanso. El Barça ganaba 2-0, y coriró hasta el medio campo para presionar y recuperar un balón.

Su amigo Suárez, su confidente en el campo

©AFP/Getty Images

Si Messi gobernó el segundo acto, su socio, Luis Suárez lo hizo en el inicio de la función. El uruguayo, que no marca un gol en la Champions desde unos cuartos de final de mal recuerdo la pasada campaña ante la Roma, dejó una gran tarjeta de presentación ante el Lyon cuando estaba todo por decidirse. Le hicieron el penalti del 1-0 y fue el artífice del 2-0 con una genialidad individual. En vez de poner fin a su 'hambre' de gol, fue un jugador de equipo y le regaló el premio gordo al discutido Coutinho. Sin duda, su caño a un rival sin tocar el balón en el campo del Barça, será una de las imágenes que dejará este partido. En dicha jugada, estuvo cerca de abrir un nuevo idilio con el gol en la Champions. Tocará esperar a la siguiente ronda.

El Barça responde en los momentos difíciles

Tras lo vivido en estos locos octavos de final donde han caído gigantes de tronío en Europa, el Barcelona es, y ya lo era antes, uno de los grandes favoritos para levantar el trofeo. "Somos un equipo que siempre está respondiendo en los momentos difíciles", dijo Valverde en la previa. Y razón lleva. Hace unas semanas 2-0 ante el Sevilla para ganar 2-4 y encarrilar el titulo de Liga; sufrido primer tiempo contra el Real Madrid en la Copa del Rey para vencer 0-3 y lograr el pase a la final; y 2-1 contra el Lyon y planeándose la tragedia en el Camp Nou. Pero 5-1 para sellar el pase a cuartos en un suspiro. Algo mágico se está forjando. O al menos para soñar. Porque el Barça responde en los momentos difíciles. Y con Messi, desde luego que todo es posible.

Arriba