La ocasión perfecta para Sir Alex

El técnico espera celebrar su partido número 1.000 con el Manchester con una victoria que le daría el pase a octavos.

Por Jonathan Caswell en Manchester

No sólo la victoria ante el Olympique Lyonnais daría al Manchester United FC el pase a los octavos de final de la UEFA Champions League por noveno año consecutivo a falta de una jornada, sino que también será la mejor forma de celebrar el partido número 1.000 de Sir Alex Ferguson al frente del equipo.

Mantener el hambre
El 8 de octubre de 1986, el entonces simplemente señor Ferguson, antes manager del Aberdeen FC, vio como su nuevo equipo perdía por 2-0 ante el Oxford United FC. Desde entonces, el ahora Sir Alex ha logrado 27 trofeos, incluida la Champions League 1998/99 tras una cardíaca final contra el FC Bayern München. No obstante, el técnico escocés conserva su hambre de títulos en ocasiones como la del martes.

“El partido perfecto”
“Este es posiblemente el partido perfecto para celebrar el número 1.000, un encuentro europeo. Algunas de las mejores noches que hemos vivido han sido en partidos europeos y con suerte tendremos una de ellas mañana”, dijo.

Ganas de repetir
Después de liderar el segundo triunfo del Machester en la Copa de Europa tras la victoria en la campaña 1967/68, Sir Alex sigue teniendo ganas de repetir tal proeza. “En términos de historia, este club tendría que haber ganado el título tantas veces como el Bayern, el Ajax y el Milan”, señaló.

Recuperación lenta
Sin embargo, aquel éxito en 1999 fue la única vez que un equipo inglés se ha alzado con el trofeo desde que a los clubes de este país se les prohibió participar en competiciones europeas a finales de la década de los ochenta. “Aquel periodo de cinco años supuso un problema para los clubes ingleses y nos costó mucho tiempo recuperarnos”, dijo Sir Alex.

Barómetro Juve
“Creo que tenemos un barómetro en la Juventus. Nos enfrentamos a ellos dos o tres veces. La intimidación del nombre de la Juve en su campo fue demasiado para nosotros. Y después les ganamos en su campo y fuimos mejorando cada vez más. Es un buen barómetro para medir nuestro progreso porque era uno de los mejores equipos de Europa en aquel momento”, añadió.

Saha, ausente
Llevarse los tres puntos en el partido contra el ya clasificado Lyon situaría al Manchester en el primer puesto del grupo y, por consiguiente, supondría el pase a las fases eliminatorias, pero incluso el empate podría ser suficiente, a no ser que en la sexta jornada fueran aplastados fuera de casa por el Fenerbahçe SK. Louis Saha, descartado por una lesión de rodilla, es la única baja del Manchester. Además, en la victoria del sábado frente al Charlton Athletic FC Paul Scholes marcó su primer gol de la temporada y reaparecieron Ruud van Nistelrooij y Roy Keane.

El Lyon ya está en octavos
El Lyon ya está clasificado pero sabe que la victoria en Manchester le aseguraría el primer puesto del grupo, lo que significaría evitar enfrentarse al Chelsea FC o la Juventus en los octavos de final. El técnico del Lyon Paul Le Guen, jugador de 22 años del Stade Brestois 29 cuando Sir Alex ocupó el banquillo del Manchester, reconoce que la victoria en la cuarta jornada que aseguró su pase ha aliviado la presión en su equipo.

Ninguna presión
“Nuestra situación habría sido algo diferente si no hubiéramos ganado al Fenerbahçe por 4-2 a principios de noviembre, pero lo hicimos y ya no hay ninguna presión sobre nosotros. Física y tácticamente hemos hecho nuestros deberes”, dijo Le Guen, cuyo equipo es líder de la Ligue 1 con tres puntos de ventaja en su camino hacia el cuarto título consecutivo.

Cinco bajas
El delantero del Lyon Giovane Elber es baja con una pierna rota, el centrocampista Hatem Ben Arfa tiene una fractura de clavícula y el portero Grégory Coupet y los defensas Eric Abidal y Claudio Caçapa también están en la enfermería con problemas en la rodilla.  No obstante, ninguna de estas bajas preocupa a Le Guen. “Tengo confianza en los jugadores que saltarán al campo y nuestro punto fuerte es el espíritu colectivo”, explicó el entrenador. 

Arriba