Van Nistelrooij alegra el día a Ferguson

Manchester United FC - Olympique Lyonnais 2-1
El Manchester celebró los 1.000 partidos de su entrenador con su clasificación.

Por Pete Sanderson en Old Trafford

Sir Alex Ferguson celebró su partido 1.000 como entrenador del Manchester United FC con una victoria sobre el Olympique Lyonnais, campeón francés, que aseguró la presencia de su equipo en la eliminatoria de octavos de final por octavo año consecutivo.

Nuevo gol de Van Nistelrooij
El Lyon amenazó con arruinar la fiesta cuando Mahamadou Diarra remató desde lejos y empató el primer tanto de Gary Neville. Pero Ruud Van Nistelrooij anotó su gol número 36 en la UEFA Champions League en 37 partidos, asegurando la presencia del Manchester junto a sus rivales de este partido.

Regreso de Juninho
El Manchester recuperaba a Gabriel Heinze, Gary Neville y Cristiano Ronaldo con respecto al conjunto que jugó frente al Charlton Athletic FC. El Lyon también recuperó a uno de sus mejores jugadores al volver a poder contar con la presencia del organizador brasileño Juninho, habitualmente uno de los mejores de Europa, regresaba al corazón del centro del campo francés.

Principal protagonista
Sin embargo, no había dudas de quién sería el principal protagonista en el “Teatro de los sueños” en esta ocasión. Ferguson entró en el campo ovacionado por toda la grada. Si Ferguson pensaba que los visitantes, que ya habían logrado un puesto entre los 16 mejores, habían ido sólo a jugar por jugar no estaba en lo cierto ya que el conjunto de Paul Le Guen salió a ganar.

Presión local
El partido llevaba disputados sólo tres minutos cuando el potente remate de Michael Essien rebotó en Rio Ferdinand y Roy Carroll sólo pudo ver cómo el balón salía desviado. El Manchester tomó pronto la iniciativa. Primero Alan Smith intentó probar suerte desde lejos, después Paul Scholes asustó al Lyon con su remate desde la izquierda, que salió por encima del larguero de Nicolas Puydebois.

Rooney, al palo
Cris evitó el remate de Cristiano Ronaldo, mientras que Wayne Rooney envió el esférico a la escuadra derecha a los 13 minutos. Parecía sólo una cuestión de tiempo que el Manchester superara la defensa francesa, pero cuando lo hicieron fue de una forma poco habitual.

Neville marca desde cerca
Neville comenzó la jugada, combinando con Smith, cuyo centro desde la banda fue enviado hacia portería por Van Nistelrooij. El Lyon despejó, pero no muy lejos, sólo hasta la posición de Neville, que golpeó con violencia la pelota desde cerca. El Manchester pudo volver a marcar cuando Ronaldo superó a tres oponentes antes de rematar un poco desviado. 

Empate del Lyon
El Lyon, sin embargo, que había limitado sus ataques a disparos lejanos durante la mayor parte del primer tiempo, se propuso arruinar la fiesta de Ferguson cuando Diarra remató un potente disparo y el balón se le escapó a Carroll, colándose al fondo de las mallas.

Segundo del Manchester
El Manchester se vio obligado a cambiar a Neville en el descanso por un supuesto virus, pero su ausencia espoleó a los hombres de Ferguson y Wes Brown destacó desde que entró al campo, superando a dos defensas antes de pasar a Rooney, cuyo remate fue desviado. Ferdinand recuperó un balón perdido en un córner y su centro desde la derecha encontró a Van Nistelrooij, que saltó por encima de dos defensas antes de colocar ajustadamente el balón junto al palo.

Vuelve la fiesta
Poco después regresó la fiesta a la gradas cuando la afición coreó el nombre del delantero. Van Nistelrooij estuvo cerca de marcar su segundo de la noche poco después, pero el holandés remató ligeramente por encima del larguero tras recibir el pase de Rooney.

Entra Wiltord
El Manchester se inquietó cuando, a los 60 minutos, el inefectivo Sidney Govou dejó su puesto al ex delantero del Arsenal FC Sylvain Wiltord. Pese a su gran trabajo y su gran fútbol, el Manchester no pudo aumentar el marcador. Lo que quedó claro por el juego demostrado por ambos conjuntos, es que los dos se merecen estar en los octavos de final.

Arriba