Partido decisivo con la presencia de Baroš

El delantero checo regresa al Liverpool para el crucial choque contra el Olympiacos.

“Partidazo”. Así definió el capitán del Liverpool FC Steven Gerrard el decisivo encuentro en el Grupo A contra el Olympiacos CFP. El Liverpool, cuatro veces campeón de Europa, necesita ganar al Olympiacos en Anfield el miércoles si quiere lograr el pase a los octavos de final. Para Gerrard, el motor de los Reds, la derrota es impensable.

Rumores del futuro
Gerrard estuvo a punto de dejar su ciudad natal para fichar por el Chelsea FC en verano antes de renovar finalmente con el Liverpool. No obstante, una salida temprana de la UEFA Champions League puede hacer que se reaviven los rumores sobre su futuro. El centrocampista inglés dijo: “Este partido no es sobre mí y mi futuro en Anfield. Pero ya dije a principios de la temporada, y desde hace un par de años, que quiero jugar al fútbol en la Champions League. Es así de sencillo”.

“Como una final”
“Como jugador y por el club, no queremos conformarnos con el segundo puesto. Queremos estar implicados en la Champions League. No se trata de hablar de mí ahora mismo, sino de todo el equipo. Llevamos hablando de este partido desde que perdimos en Mónaco y todos sabemos lo decisivo que es para el club y para cada uno de nosotros individualmente. Es un partidazo. Este club pertenece a la máxima competición, que es la Champions League, y queremos seguir en ella tanto como sea posible. Por tanto, para nosotros es como una final”.

El Liverpool tiene que ganar
El Liverpool comenzará la noche siendo tercero en la clasificación de su grupo, a tres puntos del Olympiacos, y a dos del AS Monaco FC. Tiene que ganar a su rival por 1-0, o por dos goles de ventaja para clasificarse. El Olympiacos, por su parte, si gana o empata estará en octavos independientemente del resultado que haya en Riazor entre el RC Deportivo La Coruña y el Mónaco. Sin embargo, si pierden y el Mónaco empata, seguirán logrando el pase siempre y cuando no pierdan por más de dos goles de diferencia.

Baroš, vuelve
El Liverpool llega al partido con una racha de tres partidos domésticos invicto y el técnico Rafael Benítez hizo un comentario positivo al respecto: “Si me hubieran dicho antes de que comenzara la fase de grupos que nos enfrentaríamos al Olympiacos en casa necesitando una victoria por 1-0 para clasificarnos, hubiera firmado en el momento”. Benítez contará con el regreso del delantero Milan Baroš, que estaba de baja desde que se lesionó el bíceps femoral el mes pasado.

Momentos de emoción
Baroš describió estos siete días como una “gran semana” para el Liverpool, ya que a la visita del Olympiacos le seguirá el derby de los de Merseyside el sábado en casa del Everton FC. Momentos emocionantes, sí, pero dos derrotas en cuatro días sembrarían peligrosas dudas en lo que hasta ahora, en general, ha sido un brillante comienzo para Benítez.

Hamann, sancionado
El entrenador madrileño podría perder a Igor Bišcan por una lesión en la espalda, mientras que el centrocampista Dietmar Hamann está descartado por sanción. Xabi Alonso formará pareja con Gerrard en un mediocampo formado por cuatro hombres, y Baroš se unirá a Harry Kewell en el ataque. En cuanto al Olympiacos, llegará motivado después de que el libre directo de Rivaldo que le dio la victoria al equipo frente a su máximo rival doméstico, el Panathinaikos FC, les haya situado en lo más alto de la Liga griega.

Jugar para ganar
No obstante, al entrenador Dusan Bajevic le preocupa el estado físico de Grigorios Georgatos y el defensa argentino Gabriel Schürrer, que recibieron sendos golpes durante el derbi. “No quería que la cosa dependiera del último partido contra el Liverpool, pero si queremos clasificarnos, tenemos que jugar como si fuera una final. Así es que para nosotros la primera fase eliminatoria empieza en Liverpool. No vamos allí para empatar a cero. No es nuestro estilo”, señaló Bajevic.

Arriba