Terry sentenció la fiesta del fútbol

Chelsea FC - FC Barcelona 4-2 (Global: 5-4)
Los de José Mourinho accedieron a los cuartos de final en un espectacular partido.

Iván Modia, en Londres

Fútbol de salón y goles por doquier. Chelsea FC y FC Barcelona demostraron en Stamford Bridge por qué son primeros en sus respectivas ligas. Un encuentro de lujo acabó con la victoria local y colocó al equipo ‘blue’ como claro candidatos al título final en la UEFA Champions League.

Sorprendió más Rijkaard
Las alineaciones de ambos equipos supusieron variaciones en el esbozo previsto. Pero en este apartado fue Frank Rijkaard el que se llevó la palma y no José Mourinho. El técnico holandés colocó a Andrés Iniesta, que hizo un partidazo, en el lugar habitual de Ludovic Giuly, mientras que el cambio sorpresa de Mourinho fue la inclusión de un nuevo delantero, Mateja Kezman, en el lugar de un centrocampista, Tiago Mendes.

Inicio arrollador
El Chelsea FC de Stamford Bridge no se pareció, ni por asomo, al que arrancó un 2-1 en el partido de ida en el Camp Nou. El equipo de Mourinho buscó la victoria desde el primer pitido de Pierluigi Collina y eso se demostró en sólo siete minutos. Un resbalón de Xavi Hernández fue aprovechado por Kezman, quien centró a Eidur Gudjohnsen para que éste hiciera el 1-0 tras recortar a Gerard Lopez. Toda una declaración de intereses.

Más madera
Pero el susto inicial, que ya daba el pase al Chelsea a los cuartos de final, se convirtió en pesadilla en sólo once minutos. Fue este período de tiempo el que necesitaron los ‘blues’ para conseguir un 3-0 que parecía que sentenciaba la eliminatoria entre los líderes de las ligas española e inglesa. En el 15’, Joe Cole avanzó por la derecha, pisó el vértice del área y chutó, desviando un defensa. Desafortunadamente para el FC Barcelona, el rechace lo recogió Frank Lampard en el área pequeña para establecer el 2-0. Sólo cuatro minutos después, el balón llegó de nuevo a Kezman. Éste cedió a Lampard, quien envió un pase preciso en profundidad a Damien Duff , que en el uno contra uno batió a Víctor Valdés.

Respuesta al sopapo
El Barça, paradójico dominador del comienzo del encuentro, no bajó los brazos y pronto dejó patente que su potencial es equiparable al del Chelsea y al de cualquier equipo de Europa. Rijkaard estiró a sus hombres y éstos dispararon por primera vez a puerta en el minuto 21. En el 25’, Paulo Ferreira cometió una inocente mano en el área y Ronaldinho Gaucho acercaba al Barca a los cuartos de final desde los once metros.

No se acaba el ‘show’
La primera parte definió la fiesta del fútbol que se vivió en Stamford Bridge. El Barcelona no cedió y se colocó de nuevo por delante en la eliminatoria antes del descanso. Ronaldinho, tocando genialmente la pelota con el exterior del pie desde el borde del área, puso en cuartos a los suyos. Fue el delirio, un delirio que casi se encarga de frustrar Cole con un tiro al palo al filo del intermedio.

Sentencia que no llega
El Barça tuvo al Chelsea en sus manos durante buena parte de la segunda mitad, ya que los locales esperaron a las contras como solución a sus problemas. Iniesta tocó madera, Samuel Eto’o falló a puerta vacía y ahí se acabaron las opciones del equipo que más fútbol puso en el césped. Si se perdona, se suele perder.

Terry desata el desenfreno
Y así sucedió. Corría el minuto 76 cuando uno de los puntos débiles del Barcelona salió a relucir: la defensa sobre los balones parados. Un córner lanzado por Duff fue aprovechado por el gran capitán John Terry para ‘matar’ de cabeza el mejor partido que se ha visto en mucho tiempo en Stamford Bridge. Bueno para el fútbol y bueno para el Chelsea, aunque realmente decepcionante para el Barça.

Arriba