Anfield dictará sentencia

Chelsea FC - Liverpool FC 0-0
Los dos equipos ingleses, en un partido muy igualado, dejan todo pendiente para la vuelta en Liverpool.

Por David de Sánchez

En el primer enfrentamiento, en semifinales, entre dos equipos ingleses en los cincuenta años de la Copa de Europa, el Chelsea FC y el Liverpool FC dejaron todo pendiente para el encuentro de vuelta en Anfield Road tras empatar a cero en un choque en el que ambos equipos demostraron la gran igualdad reinante entre ellos.

Varias novedades
El encuentro arrancó en Stamford Bridge con varias novedades en las formaciones iniciales de ambos conjuntos. En el Chelsea, el entrenador portugués José Mourinho recuperó, para este encuentro, al holandés Arjen Robben, aunque comenzó el choque desde el banquillo. Por parte del equipo de Rafa Benítez, Milan Baros aparecía como el jugador más ofensivo, bien escoltado por los españoles Xabi Alonso y Luis García. El otro jugador español, Antonio Núñez, se tenía que conformar, de inicio, con el banquillo.

Igualdad absoluta
El primer periodo se inició con los dos equipos bien plantados sobre el terreno de juego, aunque el Chelsea parecía contar con un mayor dominio del esférico en esos primeros compases de la contienda. La primera ocasión clara del encuentro llegaría a los catorce minutos de juego, cuando un disparo del marfileño Didier Drogba se paseaba por delante de la portería de Jerzy Dudek sin que nadie pudiera rematarlo. Cinco minutos después, llegaría la réplica del Liverpool por mediación de John Arne Riise, bien resuelta por un inspirado Petr Cech. Al instante, Frank Lampard tuvo la oportunidad más clara...

Lampard, sin suerte
Se cumplía el ecuador de la primera parte, cuando Lampard, libre de marca en el área pequeña, y con todo a favor para anotar el primer gol del choque, mandaba el balón por encima del larguero de Dudek, tras un espectacular remate de volea. El ritmo del encuentro no concedía descansos a ninguna de las dos defensas, y un cuarto de hora más tarde, en el minuto 38, era Cech al que le tocaba emplearse a fondo para enviar a córner un magnífico remate de cabeza del checo Milan Baros. Un repleto Stamford Bridge estaba presenciado un lucha titánica entre dos ‘grandes’.

Cambios significativos
La segunda parte comenzaba con pocas novedades con respecto al transcurso del primer tiempo. El Liverpool, muy colocado en defensa, esperando una oportunidad de salir a la contra. El Chelsea, al ataque, con las mismas armas que le han llevado a ser semifinalista de la UEFA Champions League. En los primeros minutos de ese segundo periodo, dos jugadores muy importantes en las plantillas de Chelsea y Liverpool, Robben y Djibril Cissé, respectivamente, hicieron acto de aparición en Stamford Bridge para intentar nivelar la balanza de cara a las aspiraciones de sus equipos.

Mucho respeto
A partir de la aparición de estos dos jugadores, los equipos hicieron todo lo contrario a lo que indicaban los cambios ofensivos de sus entrenadores. Tanto Chelsea como Liverpool veían que el tiempo se les echaba encima y las ocasiones de gol se podían contar con los dedos de una mano. De ahí hasta el final, mucho respeto entre ambos conjuntos, que tendrán que dirimir de nuevo sus diferencias el próximo martes en Anfield Road, estadio que dictará sentencia y que colocará a un equipo inglés en la final de la UEFA Champions League. El ex realista Xabi Alonso será una de las ausencias en el Liverpool de Rafa Benítez al cumplir ciclo de amonestaciones.

Arriba