Nadie quedó contento

AC Milan - Olympique de Marseille 1-1
El empate no agrada a ninguno puesto que ambos tendrán que conseguir su pase para la siguiente ronda en la última jornada.

Marco Borriello, autor del tanto del Milan
Marco Borriello, autor del tanto del Milan ©Getty Images

Milan y Marsella empataron en un encuentro donde los goles llegaron en la primera mitad. El conjunto francés hizo más méritos para llevarse los tres puntos y estrelló dos balones en la madera.

Gran estado de forma
Ambos equipos llegaban al encuentro correspondiente al Grupo C con trayectorias paralelas. Los rossoneri se encontraban inmersos en una racha de resultados positivos en la que acumulaban nueve partidos sin conocer la derrota. Por su parte los discípulos de Didier Deschamps se presentaban a su cita europea reforzados de moral después del serio correctivo infringido al FC Zurich al que derrotó por 6-1 en la anterior jornada.

Aviso y gol
Los dos entrenadores conscientes de lo mucho que había en juego optaron por un planteamiento ofensivo. Éste pudo dar sus frutos en el minuto 5' cuando Massimo Ambrossini envió un magistral pase al hueco al corazón del área, Gianluca Zambrotta se incorporó por banda derecha pero su tiro lo resolvió con reflejos Steve Mandanda.El gol sí que llegó poco después cuando Marco Borriello en el minuto 10', en jugada personal lanzaba la diagonal, y tras quebrar a Gabriel Heinze batía a Mandanda de su tiro raso.

Reacción francesa
El gol, sin embargo, tuvo en efecto negativo para los beneficios milanistas y a partir de ese momento el conjunto francés dispuso de sus mejores minutos de juego. En una demostración de potencia Mamadou Niang rebañó un balón a Massimo Oddo y su centro chut desde la izquierda fue remachado a gol por Lucho en el 16' tras recibir un rechace manso de Dida. El argentino, dos minutos más tarde, estuvo cerca de marcar el segundo con un tiro lejano que salió ligeramente desviado.

Tirando de veteranía
A partir de ese momento el veterano centro del campo del Milan, formado por Clarence Seedorf, Andrea Pirlo y Ambrossini se dedicó a centrarse en labores defensivas, buscando frenar las rápidas combinaciones del Marsella en botas de Niang y Fabrice Abriel. El único recurso rossoneri era el envío de balones largos desde la defensa en botas de Thiago Silva pero Pato no estuvo acertado en el 38' y su vaselina se marchó alta.

Susto del Marsella
Tras la reanudación las ocasiones ofrecidas en la primera parte se fueron diluyendo debido al esfuerzo. No obstante el Olympique enmudeció San Siro en el 65' cuando un remate de Brandão en boca de gol se estrelló en el larguero tras jugada personal de Niang, el mejor hombre sobre el campo de San Siro durante toda la noche.

Deberes de última hora
De nuevo el propio Niang a cuatro minutos para el tiempo reglamentario se encontró con el poste a la salida de un córner con Dida ya batido. Finalmente el marcador no se movió en San Siro y tras el triunfo del Real Madrid ante el FC Zurich, ambos equipos deberán esperar a la última jornada para saber si estarán presentes en la fase de octavos de final de la UEFA Champions League.

Arriba