Héroes de la EURO: Luigi Riva, 1968

"La mañana siguiente me desperté en el aeropuerto de Roma y no tenía ni idea de cómo había llegado allí", expresó el exdelantero mientras recordaba el primer título de Italia en la EURO.

Héroes de la EURO: 1968 – Luigi Riva
Héroes de la EURO: 1968 – Luigi Riva ©UEFA.com

Aún máximo goleador histórico de Italia, Luigi Riva marcó 35 goles con la selección italiana, el más importante y el más famoso de ellos el de la final del Campeonato de Europa de la UEFA 1968. Doce meses antes se había roto el pie izquierdo y durante la fase final del torneo estuvo luchando con una lesión en el abductor. Su constante superación y valentía le valieron el apodo de 'Rombo di Tuono' (Rugido del Trueno).

Mala fortuna
Fue en marzo de 1967, en un amistoso ante Portugal, cuando Riva sufrió la primera de varias lesiones graves. "Estábamos jugando en Roma, el día después de Pascua. Era mi tercer partido con la selección absoluta y mi primero como delantero centro, una posición que me gustaba mucho", recordó Riva.

Los mejores goles de la EURO 1968
Los mejores goles de la EURO 1968

"Íbamos perdiendo 1-0 cuando vi la oportunidad de marcar y fui a por el balón. Su portero hizo lo mismo, chocamos y yo me llevé la peor parte tras romperme el pie izquierdo. No tengo arrepentimientos, haría lo mismo otra vez. Si tengo la oportunidad de marcar, meto el pie". 

Comienzos humildes
Nacido en Leggiuno, una pequeña villa al norte de Italia, Riva pasó casi toda su carrera en el Cagliari Calcio, donde marcó 164 goles en la Serie A para el club de la isla, lugar donde fue considerado como un héroe tras ganar el Scudetto en 1970. "En el Cagliari éramos una familia. No hubiese sido igual en un club de élite", decía siempre Riva.

Luigi Riva, del Cagliari Calcio
Luigi Riva, del Cagliari CalcioGetty Images

De vuelta a las andadas
Tras esa lesión que sufrió ante Portugal, Riva tuvo que esperar seis meses para volver a jugar con el Cagliari. En noviembre de 1967, regresó a la selección de Italia en gran forma para abrir la cuenta con un 'hat-trick' ante Chipre en un partido de la fase de clasificación para la EURO. Marcó dos más en un empate 2-2 ante Suiza en el mismo mes y firmó otro gol en la victoria por 4-1 ante el mismo rival en diciembre, pero un problema en el abductor le persiguió durante 1968. El jugador Pierino Prati, del AC Milan, estuvo en el ataque cuando Italia derrotó a Bulgaria en los cuartos de final y después a la Unión Soviética (tras el lanzamiento de una moneda después de empatar sin goles en Nápoles) para llegar a la final ante Yugoslavia en el Estadio Olímpico de Roma. 

Luigi Riva, con Fabio Cannavaro
Luigi Riva, con Fabio CannavaroAFP via Getty Images

Prati, que acababa de ayudar al Milan a levantar el Scudetto y la Recopa de Europa, tuvo suerte para aferrarse al empate 1-1 y el entrenador Ferruccio Valcareggi se decantó por Riva para jugar el partido de desempate 48 horas después. El atacante respondió marcando el primer gol con un disparo preciso a los 12 minutos, mientras que Pietro Anastasi firmó el segundo para dar a Italia su primera, y hasta ahora único título europeo.

Una pieza de coleccionista 
"No soy un coleccionista de camisetas, pero he guardado varias. Una de ellas es parte de mí y extrañamente no es con el dorsal 11, sino con el 17, el número que me dio Valcareggi para el Campeonato de Europa en 1968 a pesar de mi lesión en el abductor. Antes del partido de desempate me pidió que saliera al campo y que aguantara hasta donde pudiese. Marqué el primero y fue una noche maravillosa. La mañana siguiente me desperté en el aeropuerto de Roma y no tenía ni idea de cómo había llegado allí", recordó Riva años después.