Héroes de la EURO: 2004 – Traianos Dellas

Comparado con el Coloso de Rodas por su técnico Otto Rehhagel, Traianos Dellas resume la determinación de Grecia en el triunfo de la UEFA EURO 2004.

Traianos Dellas, tras marcar el gol de plata ante la República Checa en las semifinales de la UEFA EURO 2004
©Getty Images

"Hemos resistido la presión en el tiempo reglamentario y cuando empezó la prórroga nos fuimos al ataque", escribió el defensa Traianos Dellas en su diario de un periódico griego sobre las semifinales de la UEFA EURO 2004. "Pudimos ver que nuestros rivales estaban muy cansados. Miré una esquina del marcador y se leía 14:36, una situación de ahora o nunca. Y marcamos. Marqué. Nunca me he sentido así. Empecé a correr a celebrarlo. No recuerdo nada más, sólo el pitido final de [Pierluigi] Collina".

'Rehhakles', el apodo de Otto Rehhagel
'Rehhakles', el apodo de Otto Rehhagel©Getty Images

Ese cabezazo en la prórroga ante la República Checa, el último gol de plata en la historia del Campeonato de Europa de la UEFA, llevó a Grecia a la final, donde superó a la anfitriona Portugal por segunda vez en el torneo para lograr, posiblemente, el título más sorprendente de la competición. El espigado Dellas de 1,96 metros no hizo el tanto de la victoria en ese partido, sino que fue Angelos Charisteas el que tuvo el honor, pero su resistencia y dedicación resume el espíritu del equipo de Otto Rehhagel.

La roca defensiva
En el momento de la UEFA EURO 2004, Dellas estaba jugando, aunque de forma irregular, en la Roma. Rehhagel le consideró esencial en la estrategia defensiva de Grecia y fue clave para construir su confianza. En una charla de equipo le llamó el 'Coloso de Rodas' en referencia a la famosa estatua del dios heleno que protegía la entrada del puerto de Rodas. "Así es como debe ser. Los rivales deben saber que no pueden superarte". En otro discurso, calificó a Dellas como "su faro" porque "es el último jugador y tiene que mirar a sus compañeros como un faro mira a los barcos en el mar".

Las palabras de Rehhagel quedaron registradas. Grecia comenzó el torneo buscando ser robusto y, gracias en parte a Dellas, se hizo más difícil cuando se enfrentaron sucesivamente. Es revelador que no concedieron goles en sus tres partidos de la fase de eliminatorias, pese a que se midieron a Zinédine Zidane, Thierry Henry, David Trézeguet, Jan Koller, Milan Baroš y Cristiano Ronaldo.

Creyendo en las expectativas
Al llegar a Portugal a principios de junio, Dellas admitió que sintió un poco de vergüenza cuando vio el autobús del equipo de Grecia. Él escribió: "Había un lema escrito en él: 'La Antigua Grecia tuvo 12 dioses, la Grecia moderna tiene 11'. Me dio vergüenza porque pensé que era demasiado creando expectativas excesivas. Pero día a día el lema creció con nosotros y terminamos amándolo".

Highlights: Greece’s 2004 final triumph
Highlights: Greece’s 2004 final triumph

Dellas y a sus colegas les encantó estar juntos, sus partidas al backgammon en el hotel ayudaron a ello. Y algunos rituales previos al partido aseguraron que el ritual no se había roto. Cabe destacar que ganó su primer partido contra Portugal 1-2 después de que el cuerpo técnico había ordenado de una forma muy inusual las bolsas de patatas. Saludables o no, se comieron las patatas antes de cada partido para terminar llegando a la gloria.

El cuento de hadas
Menos magia tuvo la carerra de Dellas a nivel de clubes, después de haber brillando inicialmente en el Aris de Salónica, jugó en Inglaterra, Italia y Chipre, volvió a Grecia para jugar en el AEK de Atenas, al que entrenó más adelante. Fue internacional en 53 ocasiones con Grecia pese a que una serie de lesiones fueron predominantes en sus últimos días para terminar retirándose en 2012. Sean cuales sean las decepciones siempre quedará 2004.

"Siempre recordaré estos 40 días con Grecia en el verano de 2004 como la historia más dulce de mi carrera. Y se lo contaré a mis hijos como un cuento para dormir", escribió.

Dellas, con el trofeo de la UEFA EURO 2004
Dellas, con el trofeo de la UEFA EURO 2004©Getty Images
Arriba