Suplentes pero decisivos

Muchos cambios han tenido una trascendencia clave en el torneo. EURO2016.com recuerda algunos grandes goles marcados por jugadores que entraron desde el banquillo.

El suplente Daniel Sturridge celebra el gol que le daba la victoria a Inglaterra frente a Gales
©Getty Images

La UEFA EURO 2016 está siendo un torneo de suplentes, con once de los 47 goles marcados por jugadores que entran como sustitutos, algo que quizás no sorprenda debido a la cantidad de goles en los últimos minutos.

Esta fase final en Francia ya ha igualado el número de goles marcados por jugadores suplentes de las EUROs de 1996, 2000 y 2012 y ha superado la UEFA EURO 2004, en la que sólo fueron diez. El récord son los 13 de la UEFA EURO 2008.

Un hombre que se ha beneficiado de esta tendencia es el seleccionador de Inglaterra Roy Hodgson, que dio entrada a Jamie Vardy y a Daniel Sturridge y remontaron el partido con dos goles antes Gales.

"Los cambios van a jugar un papel importante en el torneo. Los partidos están más espesos al principio y ganan rapidez a medida que avanzan. Cada selección tiene 23 jugadores y siempre habrá jugadores que no se sientan bien cuando sean elegidos", comentó Hodgson.

"Va a ser algo habitual en el torneo. En el partido entre Francia y Albania fue algo muy similar cuando Pogba y Griezmann entraron. Ayudaron a Francia a conseguir una victoria que no parecía que fuera a llegar”.

Las aportaciones decisivas de los suplentes no es nada nuevo. En cualquier caso, EURO2016.com recuerda algunas de las más importantes de jugadores que salieron desde el banquillo.

Odilon Polleunis: Bélgica - República Federal Alemana 1-2 (14/06/72)
El primer gol de la EURO marcado por un jugador sustituido fue de Pollenuis, que entró en el minuto 70 después de que el jugador alemán Jürgen Grabowski fuera el primer cambio en una EURO. Marcó en el minuto 83 de las semifinales en 1972, pero no fue suficiente para contrarrestar los dos goles de Gerd Müller.

Dieter Müller: Yugoslavia - República Federal Alemana, 2-4 t.p. (17/06/76)
Yugoslavia tenía un pie en la final de 1976 cuando la República Federal Alemana, entrenada por Helmut Schön, hizo uno de los cambios más acertados de la historia. Perdía 2-1 a falta de once minutos para el final cuando el técnico sustituyó a Herbert Wimmer por Dieter Müller, jugador que aún no había debutado. En tres minutos el delantero del Colonia igualó el partido y marcó dos goles en la prórroga para clasificar a su selección para la final.

Wim Kieft: República de Irlanda  - Holanda 0-1 (18/06/88)
En el triunfo de Holanda en 1988 el mejor recuerdo es el de Marco van Basten tras su espectacular volea en la final ante la Unión Soviética. Pero sin el gol de Kieft en el minuto 82, el equipo de Rinus Michels no hubiera conseguido pasar de la fase de grupos.

Lars Elstrup: Francia - Dinamarca 1-2 (17/06/92)
Cuatro años después, en la EURO de 1992, el campeón de esa edición no hubiera pasado de ronda de no haber sido por un gol de un jugador reserva. Elstrup fue el sustituto de Brian Laudrup en el minuto 66 y marcó el gol definitivo de los daneses 12 minutos después.

Vladimír Šmicer: Rusia - República Checa 3-3 (19/06/96)
La República Checa llegó a la final en 1996, pero no hubiera sido posible si en el minuto 88 Šmicer no hubiera marcado en el empate a tres contra Rusia, que había cambiado a los goleadores Aleksandr Mostovoi (49') y Vladimir Beschastnykh (85'). Šmicer también lo repitió en la victoria de los checos cuando remontaron un 2-0 frente a Holanda en la fase de grupos de la UEFA EURO 2004.

Olivier Bierhoff: República Checa - Alemania, 1-2 t.p. (30/06,96)
Bierhoff se convirtió en el primer jugador suplente en marcar en una final, entrando por el lesionado Berti Vogts para darle la victoria a los alemanes en la EURO 1996. Bierhoff entró a 21 minutos del final marcando el gol del empate para forzar la prórroga. En el minuto 95 anotó también el primer gol de oro en el fútbol profesional.

Sylvain Wiltord y David Trezeguet: Francia - Italia, 2-1 t.p. (02/07/00)
Cuatro años más tarde, la final del 2000 también la decidieron los suplentes. Tres de ellos ayudaron a Francia a conseguir su primer título europeo. Marco Delvecchio marcó en la segunda parte en lo que parecía un triunfo italiano, hasta que entró Wiltord y marcó en el tiempo de descuento. Después Robert Pirès puso un balón a otro jugar que entró como sustituto, Trezeguet, para que marcara otro gol de oro.

Hélder Postiga y Rui Costa: Portugal - Inglaterra, 2-2 t.p, 6-5 en los penaltis (24/06/04)
Portugal perdía 1-0 a falta de siete minutos en los cuartos de final de la UEFA EURO 2004 cuando Simão Sabrosa puso un balón al suplente Postiga para que forzara la prórroga. Otro sustituto, Rui Costa, puso el 2-1 para Portugal en el minuto 110, aunque los anfitriones necesitaron los penaltis para llegar a las semifinales.

Semih Şentürk: Suiza - Turquía, 1-2 (11/06/08) y Croacia - Turquía,  1-1 t.p., 1-3 en los penaltis (20/06/08) 
Turquía completó remontadas de última hora en la UEFA EURO 2008. Las piernas frescas de Semih revivieron ese día a los turcos ante Suiza bajo una lluvia torrencial. Después consiguieron una dramática victoria contra la República Checa y pusieron la guinda con otra remontada contra Croacia que se decidió en penaltis en los cuartos de final.

Cesc Fàbregas: España - Italia, 0-0 t.p., 4-2 penaltis (22/06/08)
España había perdido los últimos tres últimos cuartos de final en penaltis, pero Fàbregas cogió el balón para poner fin a esa mala racha y eliminar a la campeona del mundo en los octavos de final en Viena. Cuatro años más tarde volvió a repetirlo en la UEFA EURO 2012 ante Portugal.

Jesús Navas: Croacia - España 0-1 (18/06/12)
El extremo marcó en el minuto 88 en la tercera jornada de la fase de grupos para clasificar a los campeones hacia los cuartos de final de la UEFA EURO 2012, una edición que volvería a ganar ' La Roja'.

Arriba