Kiev recibe a campistas suecos

La Isla de Trukhanov, en medio del Río Dnepr, se convirtió en el campamento de los suecos durante esa UEFA EURO 2012. Nuestro reportero de UEFA.com se encuentra en Kiev para conocer a los residentes.

El campamento de los suecos se ubica en la isla de Trukhanov, en Kiev.
El campamento de los suecos se ubica en la isla de Trukhanov, en Kiev. ©UEFA.com

En la UEFA EURO 2012, una nueva república autónoma se instaló en la Isla Trukhanov de Kiev. ¿Su nombre? Campamento Suecia.

Este lugar que sirve como hogar de los aficionados suecos comprende un espacio de 22 hectáreas rodeadas por el Río Dnepr, con facilidades para recibir hasta 6.500 personas. Este estado sueco ubicado en Ucrania está dividido en tres municipios: Oro, plata y bronce. Los precios de los lugares de alojamiento y el población que allí habita es variado. Las familias con niños y ancianos viven apartados de donde se encuentran los aficionados jóvenes, que representa gran parte de la población indígena.

Muchos de estos ciudadanos llegaron hasta aquí en coche desde Suecia, y están aparcados en un área segura y especialmente construida. Pero todos están aprovechando la oportunidad de cruzar el río y explorar el centro de la ciudad. "Nos gusta mucho la locación de la isla. En el campamento podemos disfrutar de la naturaleza, porque estamos viviendo en un bosque rodeados por el río. Pero sólo tenemos que cruzar el puente para disfrutar del ambiente de una gran ciudad. Es un contraste maravilloso", declaró Ilva, que vino a apoyar a su selección con tres amigas.

El campamento sueco tiene sus propias facilidades, con muchas actividades recreacionales, así como también una pantalla gigante para ver los partidos de la UEFA EURO 2012 sin salir del hogar. "Mis amigos y yo vinimos para ver los partidos de los otros grupos", afirmó Lennart, que se trasladó a este lugar desde Malmo.

"Cuando no hay fútbol, en la mañana o en la tarde, nos divertimos jugando al fútbol, badminton o tenis. Una de las mejores cosas es que se pueden alquilar bicicletas. Un dia nos adentramos tanto en la isla que nos perdimos. Estábamos manejando en círculos por un buen rato hasta que nos encontramos con unos ciclistas locales, que nos ayudaron a volver a nuestro campamento. Es muy romántico, nos gusta mucho" continuó Lennart

Esa ayuda recibida por parte de los locales es una de las características principales de esta travesía sueca, con los residentes abiertos a continuar con las excelentes relaciones que tienen con las personas de Kiev. Ilva afirmó: "Nuestro coche se averió la noche que veníamos a Kiev. Estábamos en apuros porque no sabíamos que hacer. Pero tuvimos suerte porque un conductor se detuvo a ayudarnos. Se dio cuenta que eramos extranjeros que veníamos a apoyar a nuestra selección en la EURO, bromeó sobre nuestro coche y nos llevó al taller más cercano. Así fue como llegamos a la capital", cerró la aficionada sueca.