UEFA.com funciona mejor en otros navegadores
Para la mejor experiencia posible, recomendamos usar Chrome, Firefox o Microsoft Edge.

La nueva estrella checa

Václav Pilař es conocido dentro de la República Checa, pero después de la UEFA EURO 2012 este pequeño y rápido extremo ha emergido como una de las sensaciones del torneo.

Václav Pilař, una de las sensaciones del torneo
Václav Pilař, una de las sensaciones del torneo ©UEFA.com

En todos los grandes torneos hay un jugador que sólo es famoso por su calidad en su propio país y tras el campeonato su nombre suena con fuerza en varios países del continente. Si continúa jugando al nivel mostrado en sus dos primeros partidos de la UEFA EURO 2012, no hay dudas de que el checo Václav Pilař podría ser ese hombre.

El talento de este joven checo se está mostrando muy complicado de detener por parte de algunos de los mejores defensas de Europa. La defensa de cuatro hombres de Rusia comprobó hace pocos días como este pequeño extremo les desbordó con una pasmosa aceleración para definir a la perfección ante Vyacheslav Malafeev, algo inusual en un jugador que sumaba en esta jugada su segundo tanto internacional.

Poco después fue Kostas Katsouranis el que vio la determinación de este jugador de 23 años de apenas 170 centímetros que se escabulló para marcar este martes el segundo tanto de los checos ante Grecia.

Fue éste un tanto vital para los intereses de su selección. Ganaron a los helenos por 2-1, lo que significa que un triunfo ante la co-anfitriona de la EURO, Polonia, en el último partido del Grupo A le clasificaría para los cuartos de final. Hasta un empate podría también darles el pase, aunque Pilař no se conforma con unas tablas.

"Sabemos muy bien que no podemos jugar para un empate, no merece la pena, así que intentaremos realizar la mejor actuación posible e intentar lograr el mejor resultado posible. Sabemos que Polonia es un equipo con calidad y creo que en el último partido contra Rusia jugó bien, así que será complicado. Queremos luchar para clasificarnos. Ése es nuestro objetivo", comentó a UEFA.com desde la concentración de su selección en Wroclaw.

Fiel a su naturaleza, sin ningún tipo de pretensión, Pilař opta por restar importancia a sus méritos: "Lo más importante es que estoy contento de que estos dos goles hayan ayudado al equipo", comentó como si sus actuaciones no fueran cruciales. Después de que la República Checa venciese por 4-1 a Rusia fue elegido Jugador del Partido Carlsberg tras 90 grandes minutos ante Grecia. Son momentos que acaban por formar la carrera de un jugador, pero Pilař ya ha dado un paso más en su futuro, ya este a partir de este torneo será jugador del VfL Wolfsburg abandonando el FK Viktoria Plzeň de su país.

Si continúa de la misma forma a buen seguro que su futuro entrenador Felix Magath estará más que satisfecho por el jugador que tendrá a su disposición, aunque de momento la sonrisa pertenece a su seleccionador, Bílek, y a los aficionados checos que disfrutan con su fútbol. "Los dos primeros partidos fueron geniales porque los aficionados nos estaban animando, como la mayoría de polacos", comentó el jugador, que como sus compañeros está disfrutando de las facilidades de concentrarse en Wroclaw, sede de los tres partidos de su combinado y cerca de su país. "Esta vez jugamos ante Polonia y sólo estarán con nosotros los aficionados checos. Creo que nos apoyarán y tenemos que darles las gracias por ello".