UEFA.com funciona mejor en otros navegadores
Para la mejor experiencia posible, recomendamos usar Chrome, Firefox o Microsoft Edge.

Los detalles tácticos de la EURO 2020

Los observadores técnicos de la UEFA comentan cómo la flexibilidad táctica y las sustituciones en momentos oportunos fueron las claves del éxito.

Federico Chiesa es sustituido por el seleccionador italiano Roberto Mancini durante la final
Federico Chiesa es sustituido por el seleccionador italiano Roberto Mancini durante la final Visionhaus/Getty Images

La flexibilidad táctica y las sustituciones oportunas fueron las claves del éxito en la fase final, según el informe técnico de la UEFA EURO 2020.

En este extracto, los observadores técnicos de la UEFA analizan la frecuencia de los cambios de sistema en el juego y la capacidad de reorganizar la plantilla.

La banda elástica

Desde el punto de vista de los entrenadores, la flexibilidad táctica fue una de las características más destacadas de la EURO 2020, no sólo de un partido a otro, sino también dentro de cada uno de ellos. Después de ver los primeros 20 minutos del Gales - Dinamarca, con Gareth Bale y Aaron Ramsey campando a sus anchas, pocos habrían predicho un resultado final de 0-4. Entonces, Kasper Hjulmand desplazó a Andreas Christensen del centro de la zaga al mediocampo, cambiando su 3-4-2-1 inicial por un 4-3-3. Dinamarca arrebató el control a Gales y lo mantuvo a lo largo del encuentro, pasando al 3-5-2 para mantener el 0-2 de ventaja.

EURO 2020: Francia - Suiza 3-3
EURO 2020: Francia - Suiza 3-3

La lesión del central Serhiy Kryvtsov en el minuto 35 en el partido de cuartos de final entre Ucrania e Inglaterra llevó a Andriy Shevchenko a cambiar el 3-4-3 por el 4-3-3, un cambio que tuvo un efecto positivo. Contra Suiza, Francia empezó con un 3-5-2, pero a los 36 minutos Didier Deschamps cambió a un 4-4-2 con un rombo en el centro del campo. Tras el descanso, el esquema fue un 4-4-2 plano que facilitó el camino para la racha goleadora de Francia en 19 minutos. "A pesar de que Griezmann se desplazó a la derecha en lugar de jugar por detrás de los dos delanteros, creo que fue lo mejor que vimos de Francia durante todo el torneo", dijo Corinne Diacre. "Sin embargo, dejó espacios en defensa y encajó dos goles con esa misma formación".

Willi Ruttensteiner añadió: ''Suiza hizo grandes adaptaciones a lo largo de sus partidos. Durante el partido en Bakú contra Gales, la flexibilidad táctica fue tal que era muy difícil decir si jugaban con tres defensas o con cuatro. Demostró una gran flexibilidad táctica en diferentes situaciones del juego y dio un muy buen ejemplo de que no es el sistema con el que se defiende o se ataca, sino que se trata de los jugadores y de los principios tácticos que el entrenador les da".

"Como seleccionador nacional", comentó Mixu Paatelainen, "necesitas tiempo para trabajar los mecanismos de los diferentes sistemas, algo que no siempre tienes, así que la clave está en los jugadores. ¿Jugaron con esos sistemas en sus clubes? Si es así y los jugadores se sienten cómodos, eso permite al entrenador ser flexible".

Los tiempos cambian

La cuestión de la flexibilidad táctica se mezcló a su vez con la opción de hacer cinco sustituciones, o incluso seis en los ocho partidos que acabaron yendo a la prórroga. "Hay que dar mucho crédito a los entrenadores", dijo Packie Bonner, "por su capacidad de adaptación y su toma de decisiones a la hora de hacer cambios". Sin embargo, ellos lo hicieron de diferentes maneras. Roberto Mancini, por ejemplo, generalmente sacaba piernas frescas en las posiciones desde el centro del campo hacia delante, en lugar de retocar la estructura de su equipo. "Las piernas frescas trajeron consigo los goles de la victoria", dijo Ruttensteiner tras el partido de Italia contra Austria. "Austria estaba dominando en ese momento, parecía estar mejor físicamente que Italia y presionaba mucho al equipo de Mancini. Por ello, el seleccionador italiano hizo bien en cambiar y Franco Foda acertó al no cambiar. El entrenador tiene que tener cuidado de que el equipo no pierda impulso con las sustituciones".

Gareth Southgate, quien contó con una gran profundidad en el banquillo de Inglaterra, a veces hizo cambios para variar la actitud de su equipo más que la propia forma física. Aitor Karanka citó como ejemplo el partido de los ingleses contra Alemania. "Cuando Jack Grealish entró por un extremo acabó marcando la diferencia. Jugó más tirado hacia el medio, creando dudas entre el lateral y el central. Además, eso permitió que Luke Shaw tuviese más espacio para adelantarse, algo que acabó generando el primer gol".

Sin embargo, también hubo una anécdota de mala suerte. Kasper Hjulmand, que utilizó las 31 opciones en los seis partidos que disputó Dinamarca, hizo su sexto cambio a falta de 15 minutos para el final de la prórroga en la semifinal contra Inglaterra, pero una lesión de Mathias Jensen le dejó con un hombre menos cuando trataba de darle la vuelta al marcador.

El informe técnico completo de la UEFA EURO 2020