Equipo del torneo de 1960

Como parte de su cobertura especial, UEFA.com se centrará en una EURO diferente todas las semanas hasta finales de mayo. Comenzamos con la edición de 1960 y su equipo del torneo.

©Getty Images
©Getty Images

Portero: Lev Yashin (URSS)

Uno de los mejores porteros de toda la historia del fútbol y el único guardameta que ha ganado el Ballon d'Or. Yashin logró ese trofeo en 1963 después de sumar su sexta Liga Soviética con su primer y único club, el FC Dinamo Moskva. Siempre vestía de negro, tenía una presencia imponente y era extraordinariamente ágil. El Campeonato de Europa de la UEFA contribuyó de forma considerable a agrandar su leyenda, ya que tuvo actuaciones brillantes ante Checoslovaquia y Yugoslavia que llevaron a la URSS ha alzarse con el título inaugural en 1960. Cuando falleció en 1990, las muestras de condolencia tanto dentro como fuera de Rusia fueron unánimes.

©UEFA.com

Defensa: Vladimir Djurković (Yugoslavia)
Djurković tuvo una magnífica actuación en el Campeonato de Europa de la UEFA a pesar de contar sólo con 22 años. Su solidez defensiva y sus incorporaciones al ataque por la banda derecha fueron una de las mejores armas de la selección de Yugoslavia. Aunque su equipo no logró alcanzar la gloria en Francia, el mes de septiembre posterior se colgó la medalla de oro en los Juegos Olímpicos de Roma. Djurković jugó en el FK Crvena Zvezda antes de comenzar a destacar en el AS Saint-Étienne, donde logró tres títulos de la liga francesa además de dos Coupe de France. Falleció trágicamente cuando un policía le disparó por error en Sion, Suiza, en junio de 1972, cuando tan solo tenía 36 años.

©Popperfoto/Getty Images

Defensa: Ladislav Novák (Czechoslovakia)
Novák el capitán de Checoslovaquia en 71 de los 75 partidos internacionales que disputó, y fue el líder de un equipo lleno de talento que terminó tercero en el Campeonato de Europa de la UEFA de 1960 y subcampeón en la Copa Mundial de la FIFA de 1962. Novák era especialmente fuerte en el juego aéreo, su presencia enérgica en defensa quedó patente también a nivel de clubes, donde logró ocho títulos de Checoslovaquia con el FK Dukla Praha. Más tarde logró un nuevo título con el Dukla como entrenador en 1982, y dirigió a varios clubes de Bélgica durante los 70 y los 80, así como a la selección nacional checa.

©AFP

Centrocampista: Igor Netto (URSS)
Netto llevó a su país a alcanzar la gloria en los Juegos Olímpicos de 1956 en Melbourne y en la primera edición del Campeonato de Europa de la UEFA en Francia. Además de ser un gran líder y un excepcional futbolista, es recordado por su magnífico gesto de deportividad en la Copa Mundial de 1962 cuando dijo al árbitro que anulara un gol ante Uruguay ya que el balón había entrado en la portería por un un hueco en las redes del exterior de la portería. La devoción de Netto por el FC Spartak Moskva le llevó a ganar cinco campeonatos de la URSS y tres copas nacionales. Falleció en marzo de 1999.

©Getty Images

Centrocampista: Josef Masopust (Checoslovaquia)
Fue el primer jugador procedente del antiguo Bloque Comunista en ganar el Ballon d'Or en 1962. Masopust fue un general en el centro del campo de máximo nivel. La Copa Mundial de 1962 fue su mejor torneo, ya que comandó a su equipo hasta la final contra Brasil, donde abrió el marcador aunque su selección perdió por 3-1. Campeón en muchas ocasiones con el Dukla Praha, Masopust entrenó más tarde al club y también a la selección mediados los años 80.

©empics

Centrocampista: Valentin Ivanov (URSS)
Jugador leal al FC Torpedo Moskva, Ivanov ganó en dos ocasiones el títulos soviético, pero fue más famoso por su papel a nivel de selecciones. Marcó 26 goles en 59 partidos con la URSS, incluyendo cuatro en el Mundial de 1962 de Chile y fue uno de los máximos goleadores. Ganó el primer Campeonato de Europa de la UEFA en 1960, marcó dos goles en la semifinal ante Checoslovaquia y volvió a demostrar su calidad cuatro años más tarde cuando la URSS volvió a alcanzar la final. Entrenó al Torpedo en cuatro ocasiones, ganando una liga y dos copas. Murió en noviembre de 2011.

©AFP

Delantero: Slava Metreveli (URSS)
Habilidoso extremo, Metreveli dejó huella en el Campeonato de Europa de la UEFA de 1960 y en la historia del fútbol de la Unión Soviética, ya que marcó el gol del empate en la final ante Yugoslavia. Fue su cuarto gol en su carrera como internacional, una carrera que duró aún una década, lo que le permitió ir a los Mundiales de 1962, 1966 y 1970. El georgiano jugó para el Torpedo de Moscú entre 1956 y 1962, ganando dos campeonatos y una Copa de la URSS antes de volver a casa para jugar en el FC Dinamo Tbilisi. Murió en enero de 1998 a la edad de 61 años.

©UEFA.com

Delantero: Milan Galić (Yugoslavia)
Con 37 goles en 51 partidos como internacional con Yugoslavia, Galić es el segundo máximo goleador de la historia del país con sólo un gol menos que un icono de los años 50 como Stjepan Bobek. Ambos fueron delanteros estrella en el FK Partizan, y Galić jugó con el club la final de la Copa de Europa de 1966. Pero fue con los colores rojo, azul y blanco de Yugoslavia con los que se hizo famoso a nivel mundial. Galić marcó en todas las rondas del Campeonato de Europa de la UEFA de 1960 y repitió esta hazaña cuando su país ganó la medalla de oro en los Juegos Olímpicos de Roma. Puso fin a su carrera con sendas etapas en el R. Standard de Liège y el Stade de Reims.

©Getty Images

Delantero: Viktor Ponedelnik (URSS)
Como el primer jugador en ser convocado al equipo nacional de la Unión Soviética mientras jugaba en un club de segunda división, Ponedelnik justificó la decisión al conseguir un 'hat-trick' en su debut en la victoria por 7-1 ante Polonia en mayo de 1960. Unas semanas más tarde se convirtió en el héroe de la Unión Soviética cuando consiguió el tanto decisivo en la prórroga de la final del Campeonato de Europa de la UEFA. Ponedelnik acumuló un total de 20 goles en sus 29 partidos internacionales antes de verse forzado a un retiro anticipado a los 29 años.

©AFP

Delantero: Dragoslav Sekularac (Yugoslavia)
Siendo un talentoso delantero interior cuyas habilidades lo convirtieron en un futbolista de renombre en Yugoslavia durante las décadas de 1950 y 1960, Sekularac pasó la mayor parte de su carrera en Belgrado en las filas del FK Crvena Zvezda antes de exportar su talento a la República Federal de Alemania y Colombia. Tras realizar su debut a los 18 años, el Campeonato de Europa de la UEFA de 1960 demostró ser un momento clave a pesar de que también estuvo presente en las Copas Mundiales de 1958 y 1962.

©UEFA.com

Delantero: Borivoje Kostić (Yugoslavia)
Kostić no consiguió escribir su nombre en los registros goleadores de la fase final del Campeonato de Europa de la UEFA de 1960, pero el impulsivo delantero fue responsable de que Yugoslavia disputara el torneo en Francia al anotar tres de los seis goles en la eliminatoria de cuartos de final contra Portugal. Más tarde mejoraría aún más su reputación con siete goles en cinco partidos en los Juegos Olímpicos de Roma de ese mismo año, incluyendo uno en la final contra Dinamarca. No fue menos prolífico con el Crvena Zvezda, para quien sigue siendo el máximo goleador de todos los tiempos con 158 tantos en liga.

Arriba