Héroes de la EURO: Berry van Aerle en 1988

"Fue una bonita experiencia, algo único. 1988 es un año que nunca olvidaré", dijo el lateral derecho de la selección de Holanda, que ganó la EURO de 1988 después de conquistar un triplete con el PSV.

Berry van Aerle junto al alemán Jürgen Klinsmann
Berry van Aerle junto al alemán Jürgen Klinsmann ©Getty Images

El triunfo de Holanda en el Campeonato de Europa de la UEFA de 1988 confirmó a Ronald Koeman, Frank Rijkaard, Ruud Gullit y Marco van Basten como grandes estrellas del fútbol mundial, pero la modesta contribución del lateral derecho Berry van Aerle y su posterior trabajo como cartero, le aseguraron un lugar en el corazón de los aficionados holandeses.

"Fue una bonita experiencia, algo único. 1988 es un año que nunca olvidaré. El campeonato de Europa culminó una fantástica temporada a nivel de clubes. Fuimos campeones de Holanda y ganamos la Copa de Holanda, así que cuando después ganamos la Copa de Europa y algunos de nosotros también la EURO '88, ¿quién podía haber esperado algo así? ", dijo el antiguo defensa del PSV a UEFA.com.

Verano sensacional
Apodado 'Turbo Berry' por sus potentes carreras por el costado derecho, Van Aerle disfrutó de su participación en la fase final en la República Federal de Alemania, ya que además pudo jugar en su posición preferida. Mientras que el internacional belga Erik Gerets era la primera opción en el lateral derecho para el técnico del PSV Guus Hiddink, Van Aerle solía jugar como interior derecho o mediocentro de contención en Eindhoven.

A pesar de eso, el jugador de 25 años estaba disfrutando de una etapa sensacional después de levantar la primera de sus tres Copas de Holanda y el segundo de sus cinco títulos de la Eredivisie y haber sido titular en la victoria de su equipo en los penaltis de la final de la Copa de Europa de 1988 ante el Benfica en Stuttgart. "No fue un partido particularmente bueno, ya que ambos equipos fuimos muy cautelosos, pero fue emocionante hasta el final, con una tensa tanda de penaltis. No importa cómo ganes, mientras consigas la victoria", recordó.

Camino a la final
Diseñada para triunfar, la oranje de Rinus Michels empezó la EURO con una derrota por 1-0 ante la Unión Sovietica, Vasiliy Rats fue el autor del gol, pero Van Aerle logró mantener su puesto para el segundo encuentro, donde Van Basten marcó su famoso 'hat-trick' en la victoria por 3-1 ante Inglaterra. Sin embargo, fue el tanto de Wim Kieft en el último partido del Grupo B ante la República de Irlanda lo que dio el pase a Holanda a las rondas eliminatorias. 

Berry van Aerle en 1988
Berry van Aerle en 1988©Getty Images

En la semifinal celebrada en Hamburgo, Holanda remontó para terminar ganando a la República Federal de Alemania por 2-1, sin duda la revancha por la derrota en la final de la Copa Mundial de la FIFA de 1974. En la final de Múnich, el combinado holandés también se vengó de la derrota en la primera jornada ante la URSS ganando 2-0 gracias al tanto de cabeza de Gullit en la primera mitad y a la volea de Van Basten en la segunda.

Su vida tras la EURO
Van Aerle continuó en el PSV hasta 1994, volviendo al club de su ciudad natal, el Helmond Sport, durante una temporada antes de colgar las botas. Antes de asumir el cargo de ojeador y de enlace con los aficionados en el PSV, trabajó como cartero durante un tiempo, una muestra más de que el éxito no le había cambiado. Tal y como él mismo dice: "Empecé como Berry van Aerle y moriré como Berry van Aerle".

Sin embargo, su triunfo durante el verano de 1988 inspiró a unos artistas locales de Helmond y en diciembre de 2014 hicieron un musical sobre su vida. "Me quedé con la boca abierta. Mi vida ha sido exactamente así, lo han hecho todo bien. Algunos grandes atletas han escrito biografías, a mí me han hecho un musical", comentó Van Aerle sobre 'Berry, El Musical'. 

Arriba