La historia sugiere que Bale será Bota de Oro

El delantero galés hizo historia al convertirse en uno de los siete futbolistas que han marcado en los tres partidos de la fase de grupos de la EURO. Hemos mirado qué pasó con los otros seis.

Alan Shearer celebra su gol ante Suiza en la EURO 96
Alan Shearer celebra su gol ante Suiza en la EURO 96 ©Getty Images

Gareth Bale redondeó una noche de ensueño para Gales marcando el último tanto en la goleada ante Rusia por 0-3 el lunes. Eso, unido a los dos goles de falta que marcó ante Eslovaquia e Inglaterra, le convierte en uno de los únicos siete jugadores que marca en todos los partidos de la fase de grupos en una EURO.

¿Qué es lo siguiente para Gales y Gareth Bale? Si sigue los pasos de sus antecesores, podría ganar la Bota de Oro.

Michel Platini, 1984
El mediocentro de Francia rompió el empate en el marcador en el primer partido del grupo ante Dinamarca, marcando el único gol del partido en el minuto 78. Tan solo acababa de empezar. En los siguientes dos partidos marcó sendos 'hat-tricks' ante Bélgica (5-0) y ante Yugoslavia (3-2).

¿Qué pasó después?
El capitán dirigió la épica semifinal ante Portugal en Marsella, rematando el centro de Jean Tigana en el último minuto de la prórroga para poner el 3-2 definitivo. Platini estableció un nuevo récord de nueve goles en un solo torneo marcando un gol en la victoria ante España por 2-0 en la final. Fue, con mucha diferencia, el mejor jugador del torneo.

Hristo Stoichkov, 1996
Consiguió marcar diez goles en la ronda de clasificación. Las esperanzas de Bulgaria en un grupo difícil ante Francia y España tan solo se sujetaban con la facilidad de hacer goles de Stoichkov. El entonces jugador del Parma marcó un penalti en el empate a uno frente a España, el único gol en la victoria por 1-0 ante Rumanía y otro en la derrota por 3-1 ante Francia.

¿Qué pasó después?
A pesar de los goles de Stoichkov, el Grupo B fue demasiado para Bulgaria, aunque el delantero quedó el segundo máximo goleador.

Alan Shearer, 1996
La asociación entre Shearer y Teddy Sheringham, bautizada como la 'SAS', fue crucial para Inglaterra. Shearer empezó muy bien, marcando contra Suiza y Escocia antes de hacer dos de los cuatro goles en la memorable victoria ante Holanda por 1-4.

¿Qué pasó después?
Inglaterra eliminó a España desde el punto de penalti y Shearer hizo su trabajo marcando el suyo. No tuvo la misma suerte la selección inglesa en las semifinales ante Alemania, aunque un cabezazo en el minuto tres de partido le permitió conseguir la Bota de Oro.

Savo Milošević, 2000
El delantero del Real Zaragoza, por aquel entonces, inició y culminó la remontada ante Eslovenia con dos goles para empatar el partido a tres cuando Yugoslavia perdía 0-3. Mas tarde marcó el único gol ante Noruega y anotó en otro partido épico en el que Yugoslavia perdió 3-4 ante España concediendo dos goles en el tiempo añadido.

¿Qué pasó después?
Lo ocurrido ante España fue sólo un preámbulo de lo que sucedió después. Yugoslavia perdió 6-1 en los cuartos de final ante Holanda, con Patrick Kluivert anotando tres goles. Milošević marcó el gol de la consolación en el tiempo añadido, lo que hizo que compartiera la Bota de Oro con Kluivert.

Ruud van Nistelrooy, 2004
El holandes se había ganado ya una fama tras sus grandes actuaciones con el Manchester United y continuó con esa racha en su primer gran torneo. Marcó en el empate a uno ante Alemania y marcó en la derrota ante la República Checa por 2-3. Redondeó la fase de grupos con dos goles ante Letonia en la victoria por 3-0.

¿Qué pasó después?
Van Nistelrooy marcó en la tanda de penaltis ante Suecia, pero cayó eliminada ante la anfitriona Portugal en semifinales por 2-1.

Milan Baroš, 2004
El delantero checo fue la gran sorpresa del torneo ya que en sus dos años anteriores en el Liverpool nunca llegó a ese nivel. Baros marcó todos sus goles en el Grupo D entre el minuto 70 y el 80 y en todos ellos ganó la República Checa.  Anotó en la victoria por 1-0 ante Letonia, en la victoria por 2-3 ante Holanda y en el 1-2 ante Alemania. De hecho su gol mandó a casa a los alemanes. 

¿Qué pasó después?
Baroš marcó dos goles en los cuartos de final ante Dinamarca y colocaba a los checos en las simifinales ante Grecia. Pero su sueño de llegar a la final acabó con un gol en la prórroga de los que a la postre fueron campeones. Baroš, sin embargo, terminó el torneo como Bota de Oro.

Arriba