Emre Mor, la nueva estrella de Turquía

Emre Mor era un desconocido de 18 años de edad que jugaba en Dinamarca hace un par de meses. Este martes se anunció ante el mundo como una estrella con su actuación para Turquía.

Emre Mor y Cenk Tosun celebran el triunfo después del pitido final
Emre Mor y Cenk Tosun celebran el triunfo después del pitido final ©AFP/Getty Images

La victoria de Turquía por 2-0 contra la República Checa no sólo dio vida a la creciente estrella de la UEFA EURO 2016. También marcó el comienzo de Emre Mor, una nueva futura estrella.

El delantero, que disputaba su cuarto partido con la selección (primero como titular), sorprendió a los presentes en el Stade Bollaert-Delelis con su velocidad, sus movimientos eléctricos y su visión de juego. De hecho metió el pase a Burak Yilmaz para que Turquía abriera el marcador a los diez minutos.

"Sí he jugado bien, pero todo el equipo jugó bien, no sólo yo", dijo el joven nacido en Dinamarca a EURO2016.com. "No creo que pudiera haber jugado así si el equipo no hubiera estado bien, todos estaban bien y por eso estuvimos bien".

La firma de Emre Mor por un gigante de la Bundesliga como el Borussia de Dortmund a principios de este mes no fue suficiente para anunciar su nombre al mundo, pero este martes por la noche lo fue sin lugar a dudas. Incluso es un nuevo hallazgo en Turquía ya que no expuso su talento hasta el partido amistoso contra Montenegro en mayo.

Esa noche entró como sustituto después de la primera parte. Esos 45 minutos fueron suficientes para demostrar su rápida conducción y su visión. Sabe manejar los tiempo de juego.

Nadie cuestionó a Fatih Terim por su decisión de convocar a un joven desconocido del Nordsjælland para esta EURO gracias a ese partido. El seleccionador turco ha hablado maravillas del jugador durante este torneo.

"Emre Mor es un excelente jugador. Le convoqué para la selección y creo que tomé la decisión correcta. Creo que va a ser un jugador de talla mundial una vez que aprenda los conceptos del fútbol”, dijo.

Aun así, Terim no ha contado con él desde el principio, si bien el jugador ha gozado de minutos. Los mejores momentos de Turquía ante Croacia llegaron con él en el terreno de juego, aunque luego no participó ante España. "Le podíamos haber perdido en ese lío", dijo el seleccionador tras la derrota por 3-0 ante los vigentes campeones.

Y qué razón tenía Terim. La técnica y la velocidad de Emre causaron problemas a la República Checa. Su mejor jugada fue una en la que se fue de todo el centro del campo checo, cortó hacia dentro y soltó un disparo que se marchó alto. Recordó un poco al memorable tanto que consiguió Michael Owen ante Argentina en la Copa Mundial de la FIFA 1998.

Pero es complicado poner barreras al talento. "Es nuestro talismán. No pensaba que se iba a acoplar tan rápido a la selección. Pero se ha adaptado bien gracias a sus partidos y su actitud en el terreno de juego". 

Arriba