Por qué Alemania no pudo con Francia

El vigente campeón del mundo no podrá estar en la gran final de la UEFA EURO 2016, y el corresponsal Steffen Potter analiza los motivos de su derrota en semifinales.

Thomas Müller y Bastian Schweinsteiger tras el partido en Marsella
Thomas Müller y Bastian Schweinsteiger tras el partido en Marsella ©AFP/Getty Images

Falta de un finalizador
A Alemania le falta un delantero de talla mundial y no cuenta con muchas opciones en ataque. Comenzó su andadura en la UEFA EURO 2016 jugando con Mario Götze como falso nueve, y cuando eso no funcionó optó por alinear a Mario Gomez. El atacante de 30 años dio equilibrio y profundidad al ataque, y la lesión que sufrió en cuartos de final ante Italia fue un gran golpe.

Thomas Müller es un delantero impresionante, pero no ha sido el torneo del jugador del Bayern. Ha trabajado duro, y sería justo decir que tampoco ha gozado de muchas ocasiones en Francia. Y nos queda una pregunta en el aire: ¿Imaginan a esta selección alemana con un atacante como Robert Lewandowski o Antoine Griezmann? Ese equipo habría estado en la final.

Falta de finalización
Si bien es cierto que Alemania ha echado de menos la presencia de un delantero fijo, es cierto que ha tenido ocasiones para ganar los partidos con comodidad, y pudo haber marcado más goles en muchos partidos. Eso se pudo ver en la victoria por 1-0 ante Irlanda del Norte, donde el vigente campeón del mundo tuvo ocasiones suficientes para ganar por un mayor margen. Joachim Löw dijo que su equipo podría terminar pagando esa falta de acierto. Y así ocurrió en Marsella.

Importantes ausencias
Gomez, Müller, Marco Reus y Götze son los jugadores más prolíficos alemanes de cara a puerta, así que con las bajas de Gomez y Reus, y con Müller y Götze lejos de su mejor forma, la 'Mannschaft' sufrió ante Francia. Después de jugar la semifinal sin el sancionado Mats Hummels y sin el lesionado Sami Khedira, también perdió a Jérôme Boateng por un golpe tras el descanso. "Perder cuatro pilares es demasiado", concluyó Löw.

Esperanza de cara al futuro
Puede que la del jueves fuera "una de esas noches", como comentó su seleccionador. No hay nada especialmente erróneo en esta selección, y Löw tenía razón cuando dijo que "habían cometido muy pocos errores" durante el torneo.

A pesar de todas las ausencias, Alemania presionó a Francia en el centro del campo, y la posesión del esférico fue suya durante mucho tiempo. De hecho, el campeón del mundo dio más pases en la primera parte (319) que Francia en todo el partido (250).

El centro del campo será más fuerte con la vuelta de İlkay Gündoğan (otra ausencia), mientras que la defensa formada por Hector-Hummels-Boateng-Kimmich es muy sólida. El jugador del Bayern Joshua Kimmich ha sido una de las sorpresas del torneo en el lateral derecho, y aunque el segundo tanto de Francia llegó tras un error del jugador de 21 años en la salida de la pelota, seguro que tiene mucho margen de mejora.

Y es que por mucho que Alemania no haya llegado a la final, este no es el final de una era. 

Arriba