La página web oficial del fútbol europeo

El sueño de Delaunay se hace realidad

En la primero de una serie de repasos a los Campeonatos de Europa echamos la vista atrás hasta 1960, cuando Lev Yashin guió a la Unión Soviética a superar a Yugoslavia en la primera final del torneo.
El sueño de Delaunay se hace realidad
Igor Netto, capitán de la Unión Soviética, sostiene el trofeo Henri Delauny ©UEFA.com

El sueño de Delaunay se hace realidad

En la primero de una serie de repasos a los Campeonatos de Europa echamos la vista atrás hasta 1960, cuando Lev Yashin guió a la Unión Soviética a superar a Yugoslavia en la primera final del torneo.

Al igual que la Copa Mundial de la FIFA, la Copa de Europa de Clubes y los Juegos Olímpicos modernos, la primera gran competición europea de selecciones nacionales fue idea de un francés: Henri Delaunay, el secretario de la Federación Francesa de Fútbol.

Delaunay planteó inicialmente su visión en 1927, pero fue en 1954 cuando la UEFA abrió la posibilidad de llevar a cabo el proyecto. Incluso entonces, algunas de las federaciones miembro europeas se mantenían reticentes, pero la idea recibió luz verde en el Congreso de la UEFA de 1957, dos años después del fallecimiento de Dalaunay. Sin embargo, lejos de olvidarse de él, el francés fue tenido en cuenta cuando llegó la hora de dar nombre al trofeo.

La Francia natal de Dalaunay fue la elegida de entre las semifinalistas para acoger la primera final del torneo, pero antes de eso hubo que superar varios problemas que surgieron por el camino. Sólo unas solicitudes de participación presentadas a última hora hicieron superar el número mínimo de 16 equipos requeridos, y cuando echó a andar la primera edición del campeonato de Europa, lo hizo sin Italia, la República Federal Alemana e Inglaterra.

La competición, llevada a cabo en formato de eliminatorias a doble partido hasta las semifinales, se convirtió finalmente en realidad cuando se disputó el primer partido el estadio Tsentralni Lenin de Moscú el 29 de septiembre de 1958. Ese histórico día, 100.572 personas acudieron a ver cómo Anatoli Ilyin se convertía en el primer goleador de la competición después de sólo cuatro minutos en la victoria de la URSS sobre Hungría por 3-1, que le hizo finalmente superar esa eliminatoria por un marcador global de 4-1.

En los cuartos de final, el General Franco impidió que España se enfrentara a la selección soviética, por lo que el equipo de Gavril Kachalin llegó sin disputar esa ronda a las semifinales. Las otras semifinalistas, Francia, Yugoslavia y Checoslovaquia tuvieron que jugar para lograr la clasificación para el torneo final, y si había alguna duda sobre si los soviéticos no merecían su plaza, rápidamente quedó disipada con la victoria por 3-0 sobre los checos en Marsella gracias a dos goles de Valentin Ivanov que ayudaron a los rusos a alcanzar la gran final.

La selección anfitriona fue eliminada tras un emocionante 4-5 ante Yugoslavia, en un encuentro que sigue siendo el partido con más goles de la historia de la competición. Raymond Kopa y Just Fontaine no pudieron estar con Francia, pero los yugoslavos impusieron su fortaleza ofensiva, que días después chocó en la final del 10 de julio de 1960 en París con la gran defensa rusa.

Gracias a la magnífica actuación del portero de la URSS Lev Yashin, un gol de Milan Galić fue todo lo que los yugoslavos pudieron conseguir durante 90 minutos de dominio. Slava Metreveli empató y llevó el partido a la prórroga, y cuando el dominio yugoslavo comenzó a diluirse, un gol de cabeza de Viktor Ponedelnik dio a la Unión Soviética su primer y único título.

"Hay partidos y goles que son verdaderamente especiales, una clase de clímax en la carrera deportiva de un jugador. Ese fue el momento estelar de mi vida", dijo Ponedelnik más tarde. Para el propio torneo, había muchos más por llegar.

Última actualización: 16/10/13 18.25HEC

https://es.uefa.com/uefaeuro/history/background/henry-delaunay/index.html