UEFA.com funciona mejor en otros navegadores
Para la mejor experiencia posible, recomendamos usar Chrome, Firefox o Microsoft Edge.

Amarga despedida de la co-anfitriona Polonia

República Checa - Polonia 1-0
La República Checa ganó a la selección polaca, y acabó con el sueño de la afición local en la EURO. Los checos, primeros de grupo.

Petr Jiráček celebra su gol con Milan Baroš
Petr Jiráček celebra su gol con Milan Baroš ©AFP/Getty Images

La co-anfitriona Polonia se despidió con tristeza de la UEFA EURO 2012 al perder por 0-1 ante la República Checa en un partido en el que perdonó muchas ocasiones en la primera mitad. La selección checa, que comenzó el torneo recibiendo una goleada ante Rusia, logró finalmente la clasificación para los cuartos de final como campeona del Grupo A.

La selección polaca dio su mejor imagen durante la primera mitad, y después de un primer aviso de los checos con una gran internada por la banda de Theodor Gebre Selassie cuyo centro lo no lo remató bien Václav Pilař. A partir de ahí, el dominio de la co-anfitriona fue total, y también las ocasiones.

Primero Petr Čech salvó a los suyos con una buena salida ante una internada de Jakub Błaszczykowski con una gran parada tras el disparo con poco ángulo del capitán polaco. El propio Błaszczykowski fue también protagonista de la siguiente acción al robar un balón cerca del área y poner en bandeja un gran pase a Robert Lewandowski que el delantero no pudo convertir en gol al desequilibrarse.

En estos minutos iniciales el acoso polaco a la portería de la República Checa era total, y Eugen Polanski y Sebastian Boenisch probaron suerte también con dos disparos desde fuera del área. El primero se marchó fuera por poco y el segundo obligó a intervenir de nuevo a Čech. Tras unos minutos de acoso, los checos se quitaron de encima el dominio local y consiguieron llegar en algunas ocasiones a la portería defendida por Przemysław Tytoń, aunque sin demasiado acierto.

El gol de Grecia al filo del descanso del otro partido hacía que a ambas selecciones ya solo les valiera el triunfo para clasificarse, lo que daba más emoción aún a la segunda mitad. Tras el despliegue físico de la primera mitad, Polonia bajó su nivel en la segunda, y esto lo aprovecharon los checos para hacerse con un mayor control del balón.

Tytoń, que ocupó de nuevo el puesto de portero titular pese al regreso de Wojciech Szczęsny tras cumplir su sanción, ya había sido el héroe de su país al parar un penalti ante Grecia en la primera jornada, y volvió a salvar a los suyos con una magnífica doble intervención tras un remate de cabeza de Tomáš Sivok. Poco después también detuvo con una gran estirada un disparo lejano de Milan Baroš.

Sin embargo, no pudo hacer nada para evitar el tanto de Petr Jiráček que acabó con las esperanzas locales en el minuto 72. La selección checa robó un balón en su terreno de juego y lanzó un contragolpe rapidísimo. Una vez en el área, Jiráček jugó una pared recortó a su marcador y batió al portero con un tiro raso.

Polonia se lanzó al ataque en busca del empate, pero eso solo provocó que la República Checa encontrara más espacios a la contra. Pese a los ánimos incansables lanzados desde la grada, la co-anfitriona no encontró el gol que podía meterle en el partido en los últimos minutos, y los jugadores se despidieron entre aplausos de su torneo. La victoria de Grecia en el otro partido del Grupo A sobre Rusia clasificó para cuartos a la selección helena y dejó fuera a los rusos, que habían impresionado en su debut en el torneo con una goleada por 4-1 sobre la República Checa.