El Tottenham, sin piedad