El Shakhtar no da opciones