El Alkmaar, ante la revelación del torneo

El conjunto holandés se encuentra con el sorprendente equipo de la segunda alemana.

El Aquisgrán, que es el único equipo de segunda división de los 32 que conforman los dieciseisavos de final de la Copa de la UEFA, todavía sueña con lograr el gran premio de ser el primer equipo de esa categoría en convertirse en campeón de la segunda competición más importante de Europa a nivel de clubes.

El equipo teutón se clasificó como subcampeón de la Copa de Alemania, tras perder en la final ante el Werder Bremen, equipo que también se hizo con la Bundesliga y que entró por la puerta grande en la UEFA Champions League. Necesitado de una victoria para continuar en la Copa de la UEFA, el Aquisgrán viajó a Grecia, un país complicado tradicionalmente para solventar partidos, y logró un gran éxito tras derrotar por 2-0 al AEK Athens FC gracias a los goles, en la segunda parte, de Erik Meijer y Daniel Gómez.

La recompensa llega con esta eliminatoria ante el AZ Alkmaar en la que los alemanes jugarán casi como en casa ya que el estadio del Aquisgrán, el Rhein Energie Stadion, está a menos de diez kilómetros de distancia de la frontera con Holanda. Meijer, un antiguo internacional holandés que ha marcado goles fundamentales esta temporada, estará particularmente motivado al enfrentarse ante un equipo de su propio país.

El Alkmaar, el último equipo en ganar la Liga holandesa, si exceptuamos al trío formado por el AFC Ajax, el PSV Eindhoven y el Feyenoord, aún tiene opciones de volver a conquistar el máximo título de su país ya que lideraba la clasificación antes del parón invernal. En sus seis temporadas en Europa no les trajo mucha suerte enfrentarse a rivales alemanes, aunque en esa media docena de campañas hubo una temporada para no olvidar.

Conocido como AZ´67 Alkmaar entre los años 1967 y 1986, lograron el enorme éxito de clasificarse para la final de la Copa de la UEFA de la temporada 1980/81 bajo esta denominación y a punto estuvieron de conquistarla en una espectacular final a doble partido frente a otro equipo que también hacía su debut en una final europea, el Ipswich Town del mítico Bobby Robson.

El Ipswich venció en el partido de ida con un cómodo 3-0 en Portman Road, pero la vuelta no fue tarea tan fácil para el conjunto inglés. El holandés Frans Thijssen puso al equipo británico por delante a los cuatro minutos de encuentro, aunque la alegría le duró poco al cuadro británico ya que el Alkmaar le dio la vuelta al marcador gracias a los goles de Kurt Welzl y Johnny Metgod.

El 14º gol de John Wark en esa temporada colocaba aparentemente al Ipswich Town en una inmejorable posición para lograr el título, pero el Alkmaar, por mediación de Kees Tol y Jos Jonker, se ponía por delante con un 4-2 en el descanso. A pesar de las acometidas locales, el Alkmaar no pudo volver a anotar y tuvo que conformarse con el subcampeonato; una posición que pretende superar en esta edición del 2005.