El Schalke no tuvo rival

RCD Espanyol - FC Schalke 04 0–3
(Global: 1-5)

El conjunto alemán pasa a octavos ganando claramente en Montjuïc.

El RCD Espanyol se despidió de su andadura europea tras haber sido apeado en los dieciseisavos de final de la Copa de la UEFA por el FC Schalke 04. El partido, igual que en la ida, fue para los alemanes que no pudieron adelantarse en el marcador hasta la segunda mitad. Primero, Kevin Kurany, más tarde Ebbe Sand y finalmente Lincoln pusieron un 0-3 que hace del Schalke un serio candidato para conquistar la presente edición de la competición.

Incidentes iniciales
Con Raúl Tamudo y Moisés Hurtado ausentes por lesión, la alineación del Espanyol sorprendió por la vuelta a la titularidad de un Carlos Kameni muy motivado y también por la defensa de cinco hombres -Mauricio Pochettino fue titular- con la intención de no encajar ningún gol. Por su parte, Mirko Slomka optó por el mismo once del último encuentro ganado en la Bundesliga, sólo con una variación respecto a la ida en la punta de ataque alemana con la entrada de Gerald Asamoah. Lamentablemente, la atención en los primeros minutos se centró más en la grada, con incidentes causados por ultras alemanes, que no en el terreno de juego.

Control del partido
Transcurridos los primeros compases, el Espanyol empezó a hacerse con el partido consciente del resultado adverso con el que partía tras la derrota en el partido de ida por 2-1. La posesión del balón le era favorable pero no se acercaba con peligro a la portería de Frank Rost que contó con un centro del campo muy seguro. Además, jugadores tan importantes para los locales como Iván De la Peña estuvieron de inicio demasiado nerviosos y un tanto revolucionados. Aún así, el Schalke tampoco inquietó la portería blanquiazul.

Pocas ocasiones
Hasta la media hora de partido ningún equipo había gozado de una sola ocasión de gol. Llegó entonces el peligro alemán gracias a una buena jugada personal del germano Kurany que terminó asistiendo con el exterior a Asamoah, que desde el punto de penalti disparó desviado. La respuesta de los locales no se hizo esperar y tres minutos más tarde, Walter Pandiani centró al segundo palo pero el remate del francés Didier Domi tampoco fue bueno. Así, con empate a cero pero con el partido muy abierto, se llegó al descanso.

Gol del Schalke
La segunda parte empezó de nuevo con el dominio “perico”. En el minuto 1, el Espanyol dispuso de la segunda ocasión del partido, otra vez de un Domi con mucha vocación ofensiva. Pero cuando más optimismo levantaba el conjunto local, llegó el gol del Schalke, obra de Kurany. Cómo en el partido de ida, los alemanes impusieron su ventaja en el juego aéreo. Así, y con la clasificación cuesta arriba, Miguel Ángel Lotina movió rápidamente su banquillo con tres cambios que apostaron por el ataque: Ferrán Corominas, Jofre Mateu y Juanfran, respectivamente.

Goles para la tranquilidad
Pero de nada sirvió la revolución del Espanyol porque pocos minutos más tarde, a mediados de la segunda mitad, Ebbe Sand realizó una magnífica jugada de habilidad y calidad técnica que llegó incluso a regatear a Kameni superándolo por segunda vez. Con el partido ya sentenciado y sin capacidad de reacción, los locales encajaron el tercero por medio de Lincoln que volvió a marcar a balón parado con una falta muy bien ejecutada. De esta manera, con otra goleada de las que duelen y viendo desfilar a su afición antes de la hora, el Espanyol se despidió de su andadura en Europa ante un Schalke que por lo general demostró ser superior.