Un justo triunfo, según Tonel

"Necesitábamos esta victoria y la merecimos", comentó el portugués después de que los de Lisboa se impusieran a un Everton en el que reapareció Jagielka tras una larga lesión.

Daniel Carriço y Abel celebrando la victoria ante el Everton
Daniel Carriço y Abel celebrando la victoria ante el Everton ©Getty Images

El defensa comentó que el Sporting Clube de Portugal "había merecido la victoria" después del 3-0 ante el Everton en el Estádio José Alvalade que le da una plaza en los octavos de la UEFA Europa League.

A pesar de que el Everton se impuso por 2-1 en Goodison Park la pasada semana, el gol de penalti convertido por Miguel Veloso al término del partido dejó a los de Lisboa con opciones en la eliminatoria. El portugués fue el encargado de volver a marcar a los 25 minutos del partido de Lisboa, encarando los dieciseisavos que luego sentenciaron Pedro Mendes y Matias Fernández. Con un global de 4-2, el Sporting se mete en los octavos donde se enfrentará al Club Atlético de Madrid el mes que viene.

"Necesitábamos esta victoria y la merecimos. Hemos hecho un gran encuentro. Controlamos el partido perfectamente ante un equipo que no era nada fácil. Nuestro fútbol les causó problemas y supimos explotar esa faceta, manteniendo y pasando el balón con mucha paciencia", comentó Tonel.

La victoria empezaba a ser vital para un Sporting que llevaba ocho partidos sin conocer la victoria, que había sido eliminado de las dos copas de su país y que está separado de la cabeza de la liga por 20 puntos. "Antes de esta victoria no éramos el peor equipo y ahora no somos el mejor. Somos humildes pero lo bueno está por llegar", comentó el central.

Mientras, el Everton sumó su segunda derrota en Lisboa en la presente temporada después de que el SL Benfica lograra un 5-0 cuando los de Liverpool visitaron la capital portuguesa en la fase de grupos. A pesar del encuentro perdido, Phil Jagielka reapareció después de una grave lesión que sufrió el pasado mes de abril en sustitución de Philippe Senderos. "Esperaba una noche tranquila para ser sincero. Por suerte o por desgracia tuve mi oportunidad cuando Philippe recibió un golpe. Siempre es bonito volver ya que lo he esperado mucho tiempo. No estoy contento ya que hemos perdido, pero evidentemente soy feliz después de jugar 38 minutos sin sentir ningún dolor", comentó el defensa de 27 años.

"Ha sido una decepción encajar tres goles. La suerte no estuvo de nuestro lado. Jugamos muy bien en la ida y quizás el gol que concedimos les dio vida a ellos. Si hubiésemos llegado con una ventaja de 2-0, el partido hubiese sido totalmente distinto. Todo ha cambiado después del primer gol encajado esta noche. Ya no ha habido vuelta atrás", añadió Jagielka.