Premio para el valiente Athletic

Athletic Club - FC Schalke 04 2-2 (Global: 6-4)
A pesar de verse por detrás en el marcador en dos ocasiones, los de Bielsa no se rindieron y ya están en semifinales de la Europa League.

Premio para el valiente Athletic
Premio para el valiente Athletic ©UEFA.com

Athletic Club y FC Schalke 04 empataron 2-2 en el partido de vuelta de los cuartos de final de la UEFA Europa League. Con este resultado, y el 2-4 cosechado en Gelsenkirchen, el conjunto vizcaíno sella el pase a la semifinal de la competición, donde se verá las caras con el Sporting Clube de Portugal.

A pesar de verse por detrás en el marcador en dos ocasiones, los pupilos de Marcelo Bielsa supieron reponerse para lograr el definitivo empate a dos. Los tantos de IBai Gómez y Markel Susaeta, uno en casa parte, meten al Athletic en la semifinal. En el lado germano, Raúl González acudió, una vez más, a su habitual cita con el gol. 

Ander Iturraspe, sancionado, era la única baja con la que contaba Bielsa. Para suplirla, el metódico entrenador argentino colocó a Javi Martínez en el centro del campo, ocupando Borja Ekiza el puesto del de Ayegui en el centro de la zaga. Por lo demás, los habituales en el esquema del 'Loco'. Huub Stevens, por su parte, sorprendió dejando en el banquillo a Jefferson Farfán, una de las armas ofensivas del conjunto de Gelsenkirchen. Además, los españoles José Manuel Jurado y Sergio Escudero, suplentes en la ida, fueron de la partida en 'La Catedral'.

Antes del choque se procedió a la tradicional entrega floral al busto de Rafael Moreno 'Pichichi', que se realiza cada vez que un equipo visita San Mamés por primera vez. Raúl, capitán del Schalke, fue el encargado de hacer el protocolo ante la entendida afición local, que agradeció el gesto con aplausos.

Pero ahí terminaron los detalles del Schalke, que comenzó el choque más entonado que el Athletic. En el 10' Klaas-Jan Huntelaar, máximo goleador de la competición con nueve dianas, probó a Gorka Iraizoz con una gran volea a pase de Jermaine Jones, pero despejó a córner el ex del RCD Espanyol. Seis minutos después, fue Lewis Holtby quien probó fortuna con un lejano lanzamiento con la izquierda. De nuevo, buena intervención del portero navarro.

Seguía sin entonarse el Athletic, que vio como su rival se adelantaba justo antes de la media hora de juego. Herrera falló un pase a la zaga, Huntelaar se hizo con el esférico en la frontal, y ante la mirada de Amorebieta conectó un derechazo que batió a Iraizoz por abajo. 0-1 para el Schalke, que llevaba, ahora sí, el nerviosismo a San Mamés.

Pareció desperezarse un poco el conjunto local en los últimos minutos de la primera mitad, y Muniain lo intentó en el 39' con un lanzamiento con el interior que se marchó rozando el palo izquierdo de Unnerstall. Fue la premonición al tanto del empate. Ibai Gómez, que había sustituido a Herrera en el 30' de juego, recibió un balón de Óscar de Marcos en la banda izquierda, y tras realizar la diagonal soltó un buen derechazo al palo largo que superó al meta del Schalke. Y justo antes del descanso, a punto estuvo de repetirse la jugada, con los mismos protagonistas, pero esta vez el disparo de Ibai se marchó fuera. Con tablas se llegó al descanso en la capital vizcaína.

Introdujo una variante táctica Bielsa en la segunda mitad, y pasó a Andoni Iraola al centro del campo para contrarrestar la superioridad del Schalke en la medular. Sin embargo, fue el conjunto germano el que volvió a golpear de nuevo. Una bonita combinación entre Obasi y Huntelaar acabó con el balón en los pies de Raúl, que con un disparo a la escuadra logró el 1-2 para los de Gelsenkirchen. Sin embargo, se repuso pronto el equipo local, y solo dos minutos después, en el 55', empató por medio de Markel Susaeta. El de Eibar batió a Unnerstall tras una gran jugada de Muniain.

A partir de entonces poco tuvo que ver el choque con lo visto en la primera mitad, y fue el Athletic el dominador de la pelota y las ocasiones de gol. Primero fue Gaizka Toquero, que entró por Llorente, el que lo intentó desde la frontal, poco después fue Muniain el que no llegó por poco a un balón en el segundo palo, y por último De Marcos el que no vio puerta.

Los últimos minutos del partido sirvieron para el disfrute de una entregada afición local, que cada día ve más cerca la final del 12 de mayo en Bucarest. Eso sí, antes habrá que verse las caras con el Sporting Clube de Portugal, con la vuelta en San Mamés el 26 de abril.