El Athletic hace realidad su sueño

Athletic Club - Sporting Clube de Portugal 3-1 (Global: 4-3)
El conjunto vasco se impuso 3-1 al Sporting y asegura una final plenamente española en Bucarest.

El Athletic hace realidad su sueño
El Athletic hace realidad su sueño ©UEFA.com

El Athletic Club se impuso por 3-1 al Sporting Clube de Portugal en el partido de vuelta de las semifinales de la UEFA Europa League y selló su pase a la final con un 4-3 global. Los goles de Ibai Gómez, Markel Susaeta y Fernando Llorente dieron a los de Marcelo Bielsa su presencia en el decisivo partido del 9 de mayo en Bucarest.

Y será la primera final que vivan muchos de los seguidores del conjunto vasco, ya que la anterior fue en la Copa de la UEFA 1976/77. En aquella ocasión, el Athletic cayó ante la Juventus italiana por el valor doble de los goles a domicilio en una final que se jugaba a doble partido. Esta vez, será el Club Atlético de Madrid el último escollo antes de levantar la copa.

Bajo un increíble ambiente en 'La Catedral', el conjunto local se adelantó por medio de Susaeta. Ricky van Wolfswinkel puso las tablas aún en el primer acto, y antes del descanso Ibai igualó la eliminatoria. Ya en la segunda mitad Llorente llevó la locura a la incondicional afición local. 

Como suele ser habitual, no hubo sorpresas en el once del Athletic. Tal y como adelantó Bielsa en la previa, Ibai Gómez entró en lugar del sancionado Óscar de Marcos. Ander Herrera pasó a jugar en el puesto del de Laguardia, jugando Ibai en banda izquierda e Iker Muniain en la mediapunta. El resto, los habituales en el esquema del rosarino. Sí que introdujo novedades Ricardo Sá Pinto respecto al choque de Lisboa. Matías Fernández, suplente en la ida, fue titular ocupando la baja del sancionado Marat Izmailov. Además, Daniel Carriço empezó el encuentro desde el banquillo.

No escatimó esfuerzos el Athletic, y desde el inicio del partido buscó con ahínco la meta defendida por Rui Patrício. Primero fue Fernando Llorente el que probó suerte tras un gran pase en largo de Javi Martínez. Poco después, en el 16', Ibai se fue de dos dentro del área, pero su disparo lo atajó Patrício sin problemas. Pero, tal y como se suele decir, a la tercera fue la vencida. En el 17', Muniain puso un buen centro desde la derecha, Llorente la mató para la llegada de Markel Susaeta, y el remate con la izquierda del de Eibar superó al meta luso. 1-0 y la eliminatoria del lado del conjunto vasco.

Al Athletic, que se le veía falto de fuerzas en las últimas fechas, pareció no pesarle los minutos acumulados en las piernas de sus jugadores, y empujados por una afición volcada llevaba el peso del partido, como suele ser habitual. En el conjunto luso, el español Diego Capel era el que más tesón ponía, buscando una y otra vez encarar a Andoni Iraola.

Pero el Sporting es un equipo con mucho oficio, de esos que no se salen de un partido a las primeras de cambio. Así, en el 33' pudo empatar Anderson Polga a la salida de un córner botado desde la derecha, pero Gorka Iraizoz tiró de reflejos para despejar el esférico. Fue el preludio al tanto del empate. En el 44', Ricky van Wolfswinkel, recogió un balón muerto dentro del área tras un rechace y con la izquierda mandó la pelota al fondo de la red para firmar las tablas.

Pero duró poco la alegría en casa lusa, y antes del descanso recuperó su ventaja el Athletic. Llorente realizó una soberbia acción en el balcón del área para ceder la pelota a la fulgurante llegada de Ibai, que batió a Patricio ante su salida. Con la eliminatoria igualada se llegó al descanso.

Salió el conjunto local igual de impetuoso en la segunda parte, y en 52' tuvo que intervenir Patrício para evitar el segundo tanto de la noche de Susaeta y mandar el esférico a córner. En dicho saque de esquina desde la derecha, Javi Martínez estrelló el balón en el poste. Pero cuando parecía tocado el Sporting, Emiliano Insúa lanzó una falta lejana que se topó con la madera de la meta de Iraizoz. Una vez más, con muy poco el Sporting llevaba el miedo a toda la afición local.

El partido entró entonces en una fase con muchas imprecisiones, quizás fruto del cansancio, quizás de la presión por tener una final al alcance de la mano. El caso es que el tiempo avanzaba sin poder contabilizar ocasiones claras en ninguno de los dos bandos.

Pero San Mamés tiene algo especial. Mística, tradición, historia... Mucho peso en definitiva. Y cuando parecía que el partido se iría a la prórroga, llegó la apoteósis a 'La Catedral'. Ibai le hizo un nudo a su par dentro del área, y su centro lo remachó Llorente (88') a la red. Era el premio al soberbio partido del delantero riojano. Ahora sí, con el 3-1, la afición local alcanzó el 'nirvana'.

Así pues, habrá final española en Bucarest. Atlético de Madrid y Athletic medirán fuerzas en la capital rumana el 9 de mayo. Que gane el mejor.