A octavos con contundencia

Olympiacos FC - Levante UD 0-1 (Global: 0-4)
El Levante sigue haciendo en historia y volvió a ganar al campeón heleno con un gol de Martins. Espera el Rubin Kazan.

Obafemi Martins y Míchel celebran el primer gol del Levante
Obafemi Martins y Míchel celebran el primer gol del Levante ©AFP/Getty Images

Con firmeza y sin sufrimiento. Así selló el Levante UD su presencia en los octavos de final de la UEFA Europa League tras ganar por 0-1 al Olympiacos FC en el partido de vuelta de los dieciseisavos en el temino Georgios Karaiskakis Stadium de El Pireo y superar la eliminatoria por un contundente 4-0.

A pesar del 3-0 cosechado en la ida, Juan Ignacio Martínez, técnico granota, alineó un once casi idéntico al del partido de ida, con la excepción del sancionado Papa Diop que fue sustituido por Míchel en el centro del campo y la gran novedad de Héctor Rodas en el lateral derecho por Pedro López. Mientras, el preparador de los helenos Miguel González 'Míchel' optó con lógica con un conjunto muy ofensivo liderado por sus goleadores Rafik Djebbour y Kostas Mitroglou.

Sin embargo, ante un gran ambiente y bajo la lluvia en Atenas, el Levante comenzó el partido como si la eliminatoria estuviera 0-0. Tras avisar en el minuto dos con un tiro de José Barkero que golpeó en el larguero de la meta de Roy Carroll, el conjunto granota no perdonó siete minutos después. El propio Barkero, que fue el mejor jugador en la ida, ejecutó un perfecto saque de esquina que Obafemi Martins desde dentro del área cabeceó al fondo de la red dando un golpe definitivo a la eliminatoria. Era el segundo gol del nigeriano en otros tantos partidos.

En el 14', pudo el Levante hacer el 0-2 con un pase al hueco de Rubén García, pero en esta ocasión Martins disparó desviado. El equipo JIM apenas sufría contra el líder griego y ante el temido infierno griego. Con este escaparate de encuentro, se consumió el resto del primer tiempo en el cual Míchel pudo marcar con un lejano tiro que detuvo Carroll.

Con todo visto para sentencia, la segunda mitad fue un mero trámite. Con el paso de los minutos se comprobó la inoperancia ofensiva de Olympiacos para hacer un gol, mientras que el Levante mostró su virtud de dormir un encuentro para que no sucediera nada. De hecho, un tiro muy tímido desde dentro del área de Djebbour que detuvo Keylor Navas sin problemas fue lo más peligroso que sucedió en el área granota.

A un minuto del final, Dimitris Siovas tras un córner y con un remate de cabeza gozó de su mejor ocasión en todo el partido, pero el portero Navas realizó una gran parada. Lograda la proeza de alcanzar los octavos de final, ahora el Levante no querrá despertar del sueño cuando se mida en dicha ronda al FC Rubin Kazan, que eliminó al vigente campeón, el Club Atlético de Madrid.