El orgullo de Bulgaria

El Ludogorets Razgrad cayó en octavos de final de la UEFA Europa League, pero ha tenido a todo el país pendiente durante una campaña continental muy exitosa.

La temporada europea del Ludogorets llamó la atención de los aficionados búlgaros
La temporada europea del Ludogorets llamó la atención de los aficionados búlgaros ©Getty Images

Algo poco habitual tuvo lugar hace unas semanas en un partido de fútbol en la capital de Bulgaria, Sofía. Fue la noche del 13 de marzo y el National Stadium estaba totalmente lleno para el encuentro de la UEFA Europa League entre el PFC Ludogorets Razgrad y el Valencia CF.

En un mundo del fútbol altamente partidista, una nación entera se había unido tras el Ludogorets a 400 kilómetross de distancia de Razgrad, la sede del equipo, que jugó sus partidos de la UEFA Europa League como local en la capital del país.

Antes del pitido inicial, un gran mosaico formando la bandera de Bulgaria se vio en la grada, mientras que el himno nacional sonó. El equipo de Stoicho Stoev perdió 0-3, con el delantero Roman Bezjak fallando un penalti en una noche en la que nada salió bien, y la aventura europea acabó en España el jueves en la vuelta con el Valencia venciendo 1-0. Sin embargo, es difícil ver su camino en Europa y no darse cuenta que ha sido una historia de éxito.

El Ludogorets es la nueva fuerza del fútbol en Bulgaria. Campeón de los dos últimos campeonatos tras llegar a la élite en 2011, busca obtener su particular 'hat-trick' doméstico tras vencer 3-0 al PFC Litex Lovech el domingo. Sin embargo, son sus hazañas europeas las que han convencido a los aficionados de Bulgaria a seguir al equipo, que superó la fase de grupos invicto, venciendo en casa y fuera a un antiguo campeón de Europa como el PSV Eindhoven, y después superó a la SS Lazio por un global de 4-3 en los dieciseisavos de final.

Stoyan Georgiev, corresponsal de UEFA.com en Bulgaria, explicó que: "Bulgaria estaba hambrienta de este tipo de partidos. No habíamos estado en esta fase desde hace mucho tiempo, es un gran avance. Hasta cierto punto, este Ludogorets ha unido a Bulgaria".

Sintieron eso cuando llegaron a casa tras el partido ante el Valencia. El defensa finés del club, Tero Mäntylä, dijo: "Ha sido impresionante, ya que toda Bulgaria ha estado apoyando al equipo".

Con el apoyo de su propietario, Kiril Domuschiev, el Ludogorets se ha convertido en un grande en Bulgaria, pero en Europa sigue siendo un club modesto. Tras la derrota del jueves en Mestalla, el centrocampista Mihail Aleksandrov dijo a UEFA.com que estaban sorprendidos ellos mismos tras haber alcanzado los octavos de final.

"Nadie podría pensar que íbamos a superar la fase de grupos como primeros", comentó. "Luego nos tocó la Lazio y pensamos que era el fin, pero logramos pasar. Comenzamos a soñar contra el Valencia, pero es un gran conjunto. Somos un pequeño equipo que está creciendo rápidamente", añadió.

Ciertamente está siendo así, y el próximo año el equipo quiera dar un paso más, como su presidente y propietario Domuschiev dijo: "Con nuestros recursos modestos hemos logrado mucho, pero esto no significa que la próxima temporada no tratemos de lograr más cosas".

Georgiev no duda de esas palabras sobre un club que ha creado una impresionante estructura de fútbol base y que tiene previsto una remodelación de su modesto estadio para acoger partidos europeos en Razgrad, cuya población es de 35.000 habitantes. "El Ludogorets está haciendo las cosas de manera correcta. Tiene muy buenas instalaciones, una buena base de entrenamiento y está trabajando muy duro con su cantera. Esto no es solo para una temporada, sino también para los próximos años", sentenció.

Arriba