Aquel monopolio germano

Esta campaña cinco equipos italianos se encuentran clasificados en los octavos de final de la UEFA Europa League y UEFA.com recuerda el dominio ejercicio por Alemania en los años 70.

Entrada de la final germana en la Copa de la UEFA de 1980
Entrada de la final germana en la Copa de la UEFA de 1980 ©UEFA.com

En 1975 el VfL Borussia Mönchengladbach fue el primer equipo alemán en levantar la Copa de la UEFA y cinco años después la competición fue dominada por los clubes de la Bundesliga como nunca antes.

Aquel fue el final de una década en la que los equipos germanos ganaron dos Copas de la UEFA y una Recopa de Europa además de las tres Copas de Europa consecutivas del FC Bayern München y de la Copa Mundial de la FIFA y el Campeonato de Europa de la UEFA para la República Federal de Alemania. A continuación vino la Copa de la UEFA de la temporada 1979/80, cuando cinco equipos de la República Federal de Alemania llegaron a la tercera ronda y cuatro de ellos consiguieron copar las semifinales. Desde que aquella fecha, nunca cinco equipos de la misma nacionalidad habían llegado hasta los octavos de final de una competición UEFA, no hasta que cinco equipos de la Serie A han conseguido estar presentes en los octavos de la UEFA Europa League.

Incluso en la temporada 1978/79 hubo tres equipos de la República Federal de Alemania en las semifinales de aquella edición, que conquistó el Borussia Mönchengladbach ante el FK Crvena zvezda. El Gladbach volvió a la final el siguiente año, en 1980, pero fue derrotado por el Eintracht Frankfurt por el valor de los goles a domicilio. El Hamburger SV, campeón de la Recopa en 1977, fue abatido por el Nottingham Forest FC en la Copa de Europa, mientras que la selección se hizo con su segunda corona europea en ocho años.

Fue un momento en el que destacados jugadores como Franz Beckenbauer, Gerd Müller, Günter Netzer, Bernd Hölzenbein y Jupp Heynckes fueron sustituidos por la siguiente generación: Karl-Heinz Rummenigge, Horst Hrubesch y un joven Lothar Matthäus. Udo Lattek se convirtió en el entrenador de clubes más exitoso de siempre, Pál Csernai llevó el marcaje zonal al primer plano y el fútbol ofensivo de Hennes Weisweiler fue la base para la formación de entrenadores en Alemania. Para muchos, la Bundesliga era el punto de referencia.

"Jugábamos con una mezcla de fuerza y técnica", comentó Bernard Dietz, campeón de Europa en 1980. "De repente podíamos jugar al fútbol los miércoles por la noche y así salimos de nuestra rutina diaria".

Sin embargo, hubo inconvenientes con esta supremacía. "Por un lado, fue bonito para el fútbol alemán", reconoció Bernd Hölzenbein, campeón de la Copa de la UEFA de 1980 con el Eintracht. "Sin embargo, y de alguna manera, se echaba en falta el salto internacional. Fue un poco raro. En realidad, deberíamos haber jugado contra alguien como la Juventus después de nuestras triunfantes semifinales, pero una vez más, probablemente hubiéramos perdido".