UEFA.com funciona mejor en otros navegadores
Para la mejor experiencia posible, recomendamos usar Chrome, Firefox o Microsoft Edge.

Tudor, "satisfecho"

A pesar de quedarse a las puertas de una histórica victoria, el entrenador del PAOK se mostró feliz por el 1-1 logrado ante un equipo tan poderoso como el Borussia Dortmund.

Una acción del 1-1 firmado en Salónica
Una acción del 1-1 firmado en Salónica ©AFP/Getty Images

Tan cerca y tan lejos. El PAOK estuvo a pocos centímetros de romper con 34 años de malos resultados y saborear la victoria ante un rival germano por primera vez en 1981. Sin embargo, el Borussia Dortmund marcó y se llevó un 1-1 de Salónica.

Algunos dirían que se hizo justicia. Aunque el tanto en la primera parte de Róbert Mak fue merecedor de la victoria por sí mismo, un error defensivo del PAOK permitió que un pase de Gonzalo Castro se colocase al fondo de la red, un tipo de gol que uno encaja cuando no merece lo bastante la victoria.

Igor Tudor siente, sin embargo, que los aficionados del PAOK pueden estar contentos a pesar de quedarse tan cerca de una histórica victoria sólo dos días después de que su compatriota Olympiacos acabase con 50 años de espera por una victoria en Inglaterra.

"El empate es un resultado satisfactorio para nosotros al final", comentó Tudor. "El Dortmund es un muy buen equipo, mejor que nosotros. Pero por eso el fútbol es el deporte más popular del mundo, porque no siempre gana el mejor equipo. Estuvimos cerca de demostrar esa teoría. El Dortmund dominó sobre el campo, así que deberíamos estar contentos por el resultado".

©AFP/Getty Images

Filosóficas y sabias palabras del entrenador croata del PAOK, que ha tenido un impacto importante en el tiempo que lleva en el equipo griego desde su llegada en verano. Con una formación 3-5-2 que funcionó muy bien logró frustrar al Dortmund y creó ocasiones para su equipo después de haber encontrado la mezcla perfecta de juventud y experiencia para su conjunto.

El defensor Dimitris Konstantinidis, de 21 años, se mostró pletórico el jueves y logró secar a Adnan Januzaj y Park Joo Hoo en la banda izquierda del Dortmund, mientras que Mak y Ergys Kaçe demostraron que pueden codearse con los grandes jugadores de Europa.

Con la experiencia de jugadores como Alexandros Tziolis, que estuvo estelar como mediocentro, Giorgos Tzavellas y, por supuesto, Dimitar Berbatov, que pese a estar aislado se las arregló para emocionar con varias acciones de mucho nivel, la receta parece lista.

El mensaje para el futuro del PAOK en esta competición y más allá es clara: fijarse en esto.