¿Qué hará el Shakhtar sin Alex Teixeira?

El conjunto ucraniano se ha desprendido de una de sus estrellas a cambio de 50 millones de euros y nuestro corresponsal en Kiev cree que la salida del brasileño ha dejado un vacío considerable.

Alex Teixeira jugará los próximos años en el Superliga de China
Alex Teixeira jugará los próximos años en el Superliga de China ©Getty Images

El traspaso de Alex Teixeira al club chino Jiangsu Suning por una cifra récord en Ucrania de 50 millones de euros, ha suscitado las preguntas sobre los proyectos a corto plazo del Shakhtar Donetsk.

La salida de Teixeira parecía inevitable, la única pregunta era si se iba a dar en enero o habría que esperar hasta verano. El jugador quería salir y el club le quería dejar salir si una oferta aceptable llegaba.  A pesar de que muchos clubes tantearon la situación del centrocampista brasileño, el Liverpool fue el club que había mostrado mayor interés hasta el momento.

"El contrato de Teixeira tiene una cláusula de recisión de 70 millones de euros, y si algún club quiere pagar eso, es más que bienvenido", dijo el director del Shakhtar, Serhiy Palkin. Eso destacó la importancia de Teixeira, un creador de juego con gran toque de balón y ritmo, que también se ha destapado como un gran goleador.

La temporada pasada fue colíder goleador de la liga ucraniana con 17 goles y esta temporada iba camino de romper el récord nacional de goles tras haber marcado 22 dianas antes de navidad. A pesar de la eliminación del Shakhtar de la UEFA Champions League, sus tres tantos elevaron sus cifras a 89 en 223 partidos con su club.

Pero incluso esos números no reflejaron la importancia del jugador de 26 años en el Shakhtar. Originalmente utilizado por el entrenador Mircea Lucescu en la banda o como mediocentro, Teixeira se convirtió en el centro del juego del equipo cuando avanzó unos metros sobre el campo y comenzó a jugar de '10'. Se convirtió en un atacante sumamente eficiente y uno de los primeros en ejercer la presión, un regalo para todo entrenador. 

Curiosamente, ese crecimiento no le valió para ser convocado con Brasil como sí lo hicieran excompañeros como Fernandinho, Willian y Douglas Costa. Ese sueño internacional ahora parece lejano tras su sorprendente traspaso a China, un trato que encaja perfectamente con la nueva política de traspasos del Shakhtar.

Tras haberse convertido en un club comprador en los últimos años que no recuperaba el dinero, el Shakhtar ahora ha pasado a ser un vendedor de jugadores. Fernandinho (Manchester City), Willian (Chelsea), Douglas Costa (Bayern de Múnich) y Henrikh Mkhitaryan (Borussia Dortmund) abandonaron el club a cambio de grandes sumas de dinero.

El enfoque del Shakhtar ha pasado a ser el desarrollo de sus propios jugadores, particularmente el de los miembros de la plantilla que alcanzó la final de la UEFA Youth League. Sus ambiciones, sin embargo, se mantienen muy altas, con Mircea Lucescu siendo el encargado de mantener en alto el nivel del equipo con cambios tácticos e inclusiones inteligentes de nuevos jugadores.

¿Podrá hacerlo de nuevo? Dice la historia que Lucescu casi nunca permite que un jugador clave salga sin tener un recambio. Taison ya ha cumplido con el papel de Teixeira en varias ocasiones esta temporada y volvió a hacerlo durante la concentración de invierno, con Bernard actuando en la banda izquierda.

También está Viktor Kovalenko, considerado la próxima estrella de Ucrania. El jugador de 19 años no tiene mucha experiencia, pero cuenta con las herramientas para convertirse en un jugador de primer nivel, al igual que Wellington Nem, que ha estado mermado por las lesiones.

Así que los rivales del Shakhtar no deberían regocijarse por la marcha de Teixeira. Sin él las actuaciones del Shakhtar serán diferentes, pero no necesariamente serán peores.