UEFA.com funciona mejor en otros navegadores
Para la mejor experiencia posible, recomendamos usar Chrome, Firefox o Microsoft Edge.

¿Dónde se ganó y se perdió la final de la Europa League?

Nuestro corresponsales y especialistas de la gran final diseccionan la victoria del Sevilla ante el Inter.

Julen Lotegeui, entrenador del campeón Sevilla
Julen Lotegeui, entrenador del campeón Sevilla Getty Images

El Sevilla ha continuado su idilio en la UEFA Europa League después de este viernes conquistara su sexto entorchado tras un apasionante 3-2 ante el Inter en Colonia.

Nuestros especialistas en UEFA.com, Gonzalo Aguado para el Sevilla y Paolo Menicucci para el Inter, nos explican sus claves del encuentro.

La final: Así la vivimos


Dónde se ganó el partido, por Gonzalo Aguado

Lopetegui le dio confianza a De Jong

Luuk de Jong no había sido titular en ninguno de los tres anteriores partidos del Sevilla en Alemania (Roma, Wolves y United), pero su gol decisivo en semifinales le dio un puesto en la gran final ante el Inter. El delantero holandés devolvió la confianza depositada en él con dos golazos en la primera parte. Una vez más, Lopetegui demostró una excelente gestión de grupo, y De Jong dejó claro que es un delantero de muchos quilates.

El nombre del Sevilla, un clásico en el trofeo
El nombre del Sevilla, un clásico en el trofeoUEFA via Getty Images

La experiencia y madurez del Sevilla

Ya pasó ante el United, y volvió a ocurrir ante el Inter. Lejos de descomponerse después de encajar un tempranero gol de penalti, el Sevilla supo reaccionar como hacen los equipos grandes. Este equipo ha jugado muchas finales europeas en los últimos años, y eso pesa cuando llegan los momentos decisivos. El Sevilla igualó enseguida el tanto de penalti de Lukaku, y también supo reaccionar tras el 2-2 de Godín. Es un equipo con una madurez fuera de toda duda.

Donde se perdió el partido, por Paolo Menicucci

Un mal día para tomarse una noche libre

¿Motivos para lamentarse en el Inter?
¿Motivos para lamentarse en el Inter?Getty Images

En la víspera del partido, el entrenador del Inter, Antonio Conte, dijo que no quería que su equipo se arrepintiera tras el pitido final. No estoy seguro de que sea así, porque los 'nerazzurri' lo dieron todo, pero no jugaron como lo habían hecho en las rondas anteriores, permitiendo a menudo al Sevilla tener el control en el mediocampo y frustrando a sus peligrosos delanteros, normalmente letales, Romelu Lukaku y Lautaro Martínez. Pequeños detalles decidieron el encuentro, como sucede a menudo en las finales, pero el Sevilla mereció la victoria.

Superado en las alturas

Normalmente dominante en el aire (especialmente en defensa con Diego Godín, Stefan de Vrij y Alessandro Bastoni) el Inter fue sorprendentemente superado en el juego aéreo en dos ocasiones en el primer tiempo. Los 'nerazzurri' habían concedido un tanto en los siete partidos anteriores a la final, pero encajaron tres en la final. El desafortunado desvio de Lukaku en el remate de Diego Carlos confirmó que no era la noche de los italianos.