Finaliza el sueño del Athletic

RSC Anderlecht - Athletic Club 4-0 (Global: 5-1)
El conjunto belga, con un gran Lukaku, fue muy superior al conjunto vasco y logró la clasificación para los octavos.

El Athletic Club cayó con contundencia por 4-0 en el Estadio Constant Vanden Stock ante el RSC Anderlecht y dice adiós a la UEFA Europa League tras un partido en el que no le salió nada. Romelu Lukaku, Mikel San José en propia meta, Roland Juhász y Jonathan Legear fueron los autores de los goles en un partido muy completo del equipo de Ariël Jacobs, justo vencedor de la eliminatoria tras los 180 minutos disputados.

El partido no podía comenzar peor para el Athletic, ya que en la primera carrera de Romelu Lukaku el defensor del Athletic Mikel San José tuvo que derribarle para que no se quedara solo ante Gorka Iraizoz y por ello vio la primera tarjeta amarilla del partido. Inmediatamente después apareció de nuevo el espigado delantero belga para adelantar al Anderlecht. Desmarcado en la frontal recibió un pase de Mbark Boussoufa y batió a Iraizoz por debajo de las piernas.

En el minuto 9 llegó la primera ocasión rojiblanca. Tras una recuperación de balón en el centro del campo, un centro desde la derecha le acabó llegando a Fran Yeste en la izquierda. El vizcaíno logró rematar, pero Silvio Proto, muy acertado en su salida, despejó el balón y alejó el peligro. Poco a poco el Athletic se empezó a recomponer tras el mazazo que supuso el tempranero gol, y empezó a cobrar conciencia de la necesidad imperiosa de lograr un gol para empatar la eliminatoria.

La necesidad de atacar del Athletic se tradujo inmediatamente en contraataques peligrosos del Anderlecht. Bousouffa se movía muy bien entre las líneas del club español, y Lukaku mantenía siempre ocupados a dos o más defensas del Athletic con sus movimientos en la frontal. Esta situación provocó el segundo tanto del equipo belga. Lukaku, tirado a la banda derecha, puso un centro cerrado con la zurda que San José, al intentar despejar, introdujo en su propia portería.

Con la eliminatoria muy cuesta arriba, el Athletic siguió intentándolo. Susaeta, el mejor del Athletic en la primera mitad, asistió en un par de ocasiones a Fernando Llorente, pero el riojano, muy marcado por los centrales locales, no consiguió efectuar remates que pusieran en aprietos a Proto en la recta final de la primera mitad.

En la segunda mitad saltó al campo Iker Muniain en sustitución de Pablo Orbaiz con la intención de quemar todas las naves para buscar el empate. Pero la mala fortuna se volvió a cebar con el Athletic y el Anderlecht hizo el tercero y dejó prácticamente cerrada la eliminatoria. Tras un buen saque de falta de Legear el central húngaro Roland Juhász aprovechó la descoordinación de la defensa visitante para hacer el tercer gol de cabeza.

Poco después, cerca del minuto 60, Muniain se vio obligado a abandonar el campo por lesión tras una dura entrada de Lucas Biglia. Igor Gabilondo entró en su lugar, pero el Athletic ya había bajado los brazos y a punto estuvo de encajar el cuarto en un uno contra uno de Boussoufa con Iraizoz que envió a saque de esquina el portero del conjunto de San Mamés.

Menos pudo hacer Iraizoz en el minuto 68 ante uno de los goles de la jornada. En una jugada ensayada, los belgas sacaron un falta desde la banda izquierda en corto para que Jonathan Legear se sacara un zapatazo descomunal que entró como un misil por la escuadra derecha de la portería del Athletic. Un auténtico golazo que confirmaba aún más el gran partido realizado por el Anderlecht.

En los últimos 20 minutos el Anderlecht no tuvo ninguna complicación defensiva. Se limitó a esperar las pérdidas de balón del Athletic para montar una y otra vez sus demoledoras contras, casi siempre protagonizadas por el habilidoso Boussoufa. Al final el marcador no se movió más y el Athletic dice adiós a la UEFA Europa League 2009/10 con una dolorosa goleada pero sabiendo que su buena posición en la Liga le permitirá optar a disputar esta competición continental la próxima campaña. El Anderlecht se enfrentará al Hamburger SV en octavos de final.

Arriba