Villa decide una fiesta ofensiva

Werder Bremen - Valencia CF 4-4 (Global: 5-5. El Valencia se clasifica por el valor de los goles a domicilio)
El 'guaje' decidió un partido que cualquiera se pudo llevar.

El Valencia CF y el Werder Bremen han dado un homenaje al fútbol ofensivo en el partido de vuelta de los octavos de final de la UEFA Europa League. Los aficionados que han acudido al Weserstadion han vibrado con un encuentro en el que ha habido numerosas ocasiones y las defensas han brillado por su ausencia, especialmente la del Valencia. En esta fiesta, el protagonista ha sido David Villa, con la ayuda de David Silva y un gran César Sánchez, ya que entre los tres han paliado las opciones, que han sido muchas, del Werder Bremen y han metido al conjunto 'ché' en el sorteo de cuartos de final de este viernes.

Si bien Unai Emery salía con el once esperado, y casi obligado por las bajas, en el Werder Bremen finalmente Torsten Frings y Mesut Özil eran de la partida. No estaban ni sentados los aficionados en el Weserstadion cuando llegó el primer mazazo para los locales. Un rechace cayó a los pies de Silva que se sacó un pase medido para que Villa, escorado, batiera por bajo a Tim Wiese. El Valencia que se hizo con el dominio del partido y en el 6' estuvo cerca de doblar la ventaja, pero en esta ocasión Villa se encontró con Wiese tras un buen pase de Juan Mata. El partido estaba bonito, de ida y vuelta, y Aaron Hunt y Claudio Pizarro tuvieron sendas ocasiones para hacer el 1-1.

Creció en su juego el Werder Bremen, mientras que el Valencia no lo pasaba bien y se limitaba a defenderse. Pero cuando más daño podían hacer, aparecieron los 'pequeños' del Valencia, y en el 15', otro pase magistral de Silva, esta vez a Mata, lo aprovechaba el delantero para hacer el segundo. No pareció afectarle el tanto al Bremen, que se lanzó en busca de reducir ventaja. Le hacían falta tres goles, y el tanto pudo llegar por parte de Pizarro. Al poco, Thomas Schaaf se la empezaba a jugar y sacaba a Hugo Almeida por Tim Borowski. El portugués no tardó en dejar su impronta, ya que al poco de estar sobre el terreno de juego, hacía a placer el 1-2.

Se cumplía el minuto 26 y comenzaba otro encuentro, con un equipo que iba hacía arriba y un Valencia perdido y temeroso. Los de Emery intentaron renacer tocando la pelota, pero las sensaciones quedaron en nada ya que cada acercamiento del Bremen era una clara ocasión de peligro. Primero fue Hunt y después Hugo Almeida los que la tuvieron. Los de Emery no sabían jugar con el marcador a favor y pedían a gritos el descanso. Pero como en los anteriores goles, cuando peor estaban las cosas, volvía a aparecer Silva, para tras un espectacular recorte, darle un balón claro a Villa para que hiciera el tercero. Gol psicológico y master del 21 del Valencia, que estaba dando una clase de juego. Así se llegó al descanso.

El segundo periodo comenzó con Jordi Alba saltando al terreno de juego por Bruno Saltor y con un magnífico César salvando en dos ocasiones al Valencia. Tenía muy mala pinta el encuentro para el Valencia a pesar de la ventaja. Con el objetivo de intentar controlarlo, Emery daba entrada a Manuel Fernandes por un desaparecido Joaquín Sánchez. Pero no daba el resultado esperado ya que en el 56', Frings reducía la ventaja al aprovechar un penalti cometido por Jordi Alba

La dinámica local era de dominio claro, y Marin, empataba el encuentro con un disparo que batía a César tras golpear en Silva. Pintaban muy mal las cosas para el Valencia, que se había dejado empatar y que estaba viendo como el Bremen pasaba por encima suya. Pero cuando peor estaban las cosas, como en el primer tiempo, una contra acabó en los pies de Villa, que ante la salida de Wiese, colocó el balón donde el portero no podía llegar. De nuevo el Valencia por delante y Villa demostrando lo que es, uno de los mejores delanteros de Europa.

No desesperó el Bremen, ya se había levantado de dos golpes y buscaba hacerlo de un tercero. Necesitaba dos goles y se lanzó en busca de ellos, al igual que el Valencia. Con otro ritmo, Hugo Almeida la tuvo en el 77', pero cada vez quedaba menos tiempo. Schaaf sacó su última arma dando entrada a Markus Rosenberg y al momento, el sueco pudo hacer el cuarto, pero de nuevo apareció César. Cuando no pudo hacer nada el cancerbero visitante fue en el minuto 84', con un cabezazo de Pizarro tras un gran centro de Petri Pasanen que hacía el empate a cuatro.

Quedaban unos 10 minutos para el final del encuentro, y un gol clasificaba al Werder Bremen. Obviamente, el equipo alemán se lanzó a por el tanto, mientras que el Valencia, que pagaba el esfuerzo realizado, se defendía con uñas y dientes. Hunt pudo marcar, pero la defensa visitante desviaba su disparo. Los nervios estaban a flor de piel, pero todo quedó como estaba y el Valencia estará en el sorteo de este viernes.

Arriba