Duro reto para el Hamburgo

David Jarolím afirmó sentirse "feliz por el rendimiento, pero no por el resultado" después de que el conjunto germano lograra una mínima ventaja sobre el Standard antes del choque de vuelta en Bélgica.

David Jarolím, capitán del Hamburgo
David Jarolím, capitán del Hamburgo ©Getty Images

El capitán del Hamburger SV, David Jarolím, advirtió a su equipo a esperar el "infierno" el próximo jueves, cuando viajen a Bélgica por segunda vez en tres semanas buscando defender una precaria ventaja de 2-1 contra el R. Standard de Liège.

"Estoy contento con nuestro rendimiento, pero no con el resultado" fue la sucinta evaluación del jugador de 30 años sobre un partido que tuvo una increíble cifra de 29 tiros a puerta, 19 del equipo de casa. Los postreros goles en el primer periodo de Mladen Petrić, de penalti, y Ruud van Nistelrooy anularon el tanto inaugural de Dieudonné Mbokani y, finalmente, otorgaron al Hamburgo una ligera ventaja en esta eliminatoria de cuartos de final de la UEFA Europa League.

Sin embargo, Van Nistelrooy también se estrelló contra el larguero y muchas otras oportunidades estuvieron muy cerca, sobre todo después de un final frenético que dejó a Jarolím con un matiz de pesar. "Jugamos bien, fuimos el mejor equipo en general y tuvimos oportunidades más que suficientes para anotar un tercer gol en la segunda mitad. Además, queríamos mantener la portería a cero, pero ahora, una vez más, hemos encajado en nuestra casa. Tendremos que ser muy cuidadosos en el partido de vuelta."

Esa precaución está bien fundada. En la última ronda, el HSV tomó una ventaja de tres goles sobre el RCD Anderlecht, el gran rival del Standard, y sufrió el susto de su vida. Con 15 minutos para el final, una ventaja de dos goles se había reducido a otra por el valor de los goles marcados a domicilio, antes de que Petrić calmara lo que quedaba de los maltrechos nervios del equipo visitante. "Siempre sería un encuentro muy ajustado y complicado en Lieja, pero ahora será como en el infierno".

"Será un ambiente especial, como lo fue en Anderlecht. Va a ser un muy difícil partido. Creo que nuestras posibilidades de llegar a las semifinales son 50-50, pero vamos a darlo todo para salir adelante", agregó el centrocampista, que espera atraer el balón el mayor tiempo posible, como lo hizo en el primer tiempo en Hamburgo cuando se enfrentaron ambos equipos. Con la final en el Hamburg Arena el 12 de mayo, Jarolim tiene una motivación extra, aunque no parece necesitarla.

Arriba