Desestimada la apelación del Mallorca

El Comité de Apelación de la UEFA ha rechazado el recurso del conjunto español y ha confirmado la decisión de no admitir su participación en competiciones UEFA en la temporada 2010/11.

El Comité de Apelación de la UEFA ha desestimado este viernes el recurso presentado por el RCD Mallorca y ha confirmado la decisión del Comité de Control y Disciplina de la UEFA de no admitir al club español para las competiciones de clubes de la UEFA en la temporada 2010/11.

El 22 de julio de 2010, el Comité de Control y Disciplina de la UEFA decidió que los criterios de admisión necesarios (artículo 2.07 de los Estatutos de la UEFA Europa League) no se habían cumplido, ya que la licencia otorgada al club no fue realizada de acuerdo con el Reglamento de Licencias de Clubes de la UEFA, edición 2008.

Entre las opiniones de expertos en que se basó la decisión del Comité de Control y Disciplina de la UEFA, la conclusión alcanzada por el Panel de Control Financiero de Clubes (CFC) fue de particular importancia. El Panel CFC, presidido por el ex primer ministro de Bélgica, Jean-Luc Dehaene, es el órgano independiente que, entre otras cosas, tiene la tarea de evaluar si las licencias han sido correctamente concedidas y si los clubes han cumplido con sus obligaciones tal como se define en el Reglamento de Licencias de Clubes de la UEFA.

En su reunión del 14 de julio de 2010, el Panel CFC concluyó unánimemente que la licencia no había sido correctamente concedida al RCD Mallorca y que el club no había cumplido suficientemente sus obligaciones financieras.

El trabajo actual del Panel CFC va de la mano con el futuro papel que tendrá en la aplicación de las recientemente aprobadas medidas del juego limpio financiero. Estas medidas están encaminadas a lograr una situación que detenga el gasto excesivo y los costes adicionales de los fichajes y salarios de los jugadores que en los últimos años han puesto en peligro al fútbol. La protección de la salud a largo plazo del fútbol europeo y de su viabilidad, así como la integridad y el buen funcionamiento de las competiciones, requieren una mayor disciplina y un comportamiento financiero más racional de los clubes, y será necesario para los clubes operar de una manera más responsable por no gastar más de lo que ganan, además de saldar sus pasivos con puntualidad.

El club podrá ahora impugnar la decisión del Comité de Apelación exclusivamente ante el Tribunal de Arbitraje Deportivo (TAS).

Arriba